Notas varias sobre el nuevo terrorismo

Los grupos neosalafistas tienen en común su escasa preocupación por los problemas sociales.

Darío Valcárcel, codirector de AFKAR/IDEAS, director de POLÍTICA EXTERIOR

Las notas que se resumen aquí proceden de dos largas conversaciones: con un alto representante del gobierno y un parlamentario del Partido Popular, por separado, especializados ambos en contraterrorismo. Las entregamos a AFKAR/IDEAS con algún desorden: pero reflejan, creemos, apreciaciones comunes, criterios coincidentes. Publicamos estos análisis y comentarios sin atribuirlos a uno u otro interlocutor: tal es su coincidencia.

  • El terrorismo neosalafista sigue constituyendo un alto grado de amenaza para España. Se entiende por neosalafismo una corriente radical y siempre violenta del salafismo. El salafismo es una corriente radical y pacífica del islamismo militante. Salafismo procede de salaf, literalmente “antiguos”, “padres fundadores”. Salafismo equivale aquí a fidelidad a una sociedad originaria.
  • El terrorismo internacional no se limita a Al Qaeda. Pero Al Qaeda simboliza el mayor potencial de peligro. Al Qaeda ha sido autor indirecto de los atentados del 11 septiembre 2001 en Nueva York y Washington, de los de Bali (12 octubre 2002), Casablanca (16 mayo 2003), Estambul (20 noviembre 2003) y Madrid (11 marzo 2004).
  • Si el salafismo es un rigorismo extremado de la práctica islámica se llama neosalafismo al sector extremo del extremo: el que predica el terror como método único de llegar a sus objetivos.
  • El Movimiento Neosalafista Global extiende sus bases por los cinco países del Magreb, desde Mauritania a Libia, y por 12 países de Oriente Próximo. Aunque distintas bases operativas se encuentren en países no árabes.
  • Al Qaeda es un motor destinado a lanzar un movimiento internacional. El núcleo de Al Qaeda está menos debilitado de lo que pudiera pensarse. Osama bin Laden no ha sido capturado.
  • Al Qaeda ha insistido desde hace seis años en su objetivo: hacer una red global, extender el movimiento, no ejecutar sus decisiones. La Red necesita numerosas víctimas; mártires; adecuar cada atentado al contexto, con operatividad descentralizada.
  • Desde 1998, las distintas organizaciones se han afiliado a ese núcleo flexible que es Al Qaeda, La Red. Un tercio de los blancos a los que apuntan los movimientos neosalafistas son occidentales. Dos tercios, a países musulmanes.
  • Los movimientos wahabíes, con base saudí, penetran en las sociedades musulmanas y cristianas desde 1960. El wahabismo es una fuente religiosa, respaldo intelectual de la violencia neosalafista.
  • La alianza de civilizaciones es un concepto que tardaría largos años en convertirse en realidad efectiva.
  • En los atentados de Madrid había grupos neosalafistas con antiguas bases en España. Había también grupos marroquíes y otros, coordinados por La Red. La presencia directa o indirecta de Al Qaeda surge en cada atentado. El plan terrorista sobre Madrid, previsto para el 11 de marzo 2004, se trazó y ultimó antes de conocerse la fecha de las elecciones generales españolas, luego celebradas el 14 de marzo.
  • Hubo paquistaníes de relieve, líderes salafistas, detenidos en Cataluña. La célula española de Abu Dahdah contaba con un nexo logístico en Indonesia.
  • España es blanco genérico de Al Qaeda desde 1998. En 2001 se convirtió en blanco específico de La Red.
  • El concepto de yihad es estrictamente belicoso para todo neosalafista. No se interpreta así la yihad en la gran mayoría de las corrientes islámicas.
  • Una de las organizaciones más peligrosas para España es el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, con al menos 14 células en Argelia y Marruecos.
  • Los grupos neosalafistas tienen en común su poca atención a los problemas sociales de la población musulmana, la escasez y baja calidad de los servicios públicos, los contrastes económicos con Europa.
  • El atentado de Bombay, con casi 50 muertos (25 agosto 2003) fue inspirado por Al Qaeda.
  • Tanto la deprimida zona del Sahel como los países más pobres del sureste asiático (Bangladesh, Birmania, Camboya, Laos…) son también viveros de Al Qaeda.
  • En el atentado de Beslán, Chechenia (septiembre 2004) Al Qaeda fue enteramente ajena a su preparación y ejecución.
  • Una de las respuestas de Jamal Zougam, cuando se le interrogaba sobre las pesonas que viajaban en los trenes de Madrid (¿no eran gentes como usted?) choca por su argumentación, enemiga de todo razonamiento. Eran infieles.
  • España tiene un sistema sofisticado y eficaz en la lucha anti-ETA. Pero los ciudadanos españoles estaban poco protegidos ante el neosalafismo, como reconoció el ex presidente del gobierno, José María Aznar, cuando escribía: “Nos cogieron con la guardia baja”. El actual gobierno ha dedicado, desde abril de 2004, mayor atención, recursos humanos y esfuerzo policial y de inteligencia a la nueva amenaza.
  • En la lucha contraterrorista, la cooperación de las fuerzas militares ha de ser auxiliar y complementaria.
  • Al menos cuatro departamentos, además del primer responsable del gobierno español, el ministerio del Interior, cubren la lucha antiterrorista (Defensa, Economía, Asuntos Exteriores, Justicia) así como de la coordinación con algunas policías autonómicas (Mossos d’Esquadra, Ertzaintza), responsabilidad del ministerio de Administraciones Públicas.
  • La nueva Comisión de Vigilancia de Sistemas Financieros del Terrorismo tiene un papel en ocasiones decisivo. Las bases de datos son instrumentalmente indispensables en la lucha contra el terror.
  • Nada es posible si no se afianza la cooperación en la lucha antiterrorista europea. La cooperación con Estados Unidos y Canadá es igualmente indispensable.
  • En 2004 se puso en marcha el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) que incorpora algunas tareas del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
  • Es esencial aumentar la capacidad de inteligencia (en el ministerio del Interior) frente al neosalafismo. Sólo 110 especialistas cubrían la inteligencia contrasalafista en marzo de 2004. Es necesario pasar a un millar: pero las plazas no se improvisan, son difíciles de crear, exigen plazos.
  • Quizá más de un 5%, pero menos de un 10% de los atentados terroristas en Irak (2003-05) están influidos por la red de Al Qaeda.
  • China e India, como macroeconomías emergentes, se convertirán a corto plazo en objetivos del terrorismo de Al Qaeda. La localización de blancos susceptibles de crear desestabilizaciones es una necesidad de La Red.
  • Olivier Roy, gran conocedor del islam, explicaba en Le Monde, marzo 2005, cómo la religión islámica defiende la paz. Es una reducción, si se quiere, no del todo incierta, añadía Roy. Un sector mínimo del mundo musulmán, también del mundo cristiano, respalda teóricamente los asesinatos aunque esté lejos de practicarlos. Un subsector aún más exiguo de ese sector mínimo está organizado para asesinar, en EE UU, España, Turquía… Son asesinos de profesión que buscan causa en su fanatismo. Lo cual no obsta para que cristianismo e islam sean religiones de tolerancia y paz.