afkar/ideas

n.55 Campos de refugiados, la asignatura pendiente

Editorial

El terrorismo ha vuelto a golpear, ahora en Barcelona y Cambrils. Este terrorismo de corte yihadista es un fenómeno moderno, alimentado ideológicamente por el salafismo y políticamente por las turbulencias del último medio siglo –autoritarismo, injerencias extranjeras, guerras por delegación, etc. Es también global, con ramificaciones regionales y locales: de repente Ripoll, el municipio rural de unos 10.000 habitantes de donde procedían los jóvenes terroristas que provocaron la desolación y la muerte en agosto, parecía estar mucho más cerca de Raqqa, el disputado bastión de Daesh. Los vínculos directos parecen difusos, pero el libretto, metodología, narrativa e inspiración, son obra de Daesh.

Como atestigua este número de AFKAR/IDEAS, queda mucho por saber. Sin duda nos sentimos todos solidarios con la magnífica reacción del conjunto de la ciudadanía sin distinciones ni estigmas, como mejor antídoto contra el extremismo violento. Pero es necesario tener en cuenta que Daesh es un ser que se adapta a las circunstancias y cuya supervivencia como “marca” depende no ya de su proyecto de califato territorial, sino de su capacidad de infundir el miedo en las sociedades a las que ataca. Por tanto, aunque las campañas militares “liquiden” a Daesh en su territorio, no conseguirán desactivar su acción global. Por ello, es imprescindible acumular conocimiento. No podemos fiarnos de patrones establecidos que sirven para explicar acciones pasadas pero no siempre para prevenir las futuras. Es cierto que el perfil de los terroristas de Barcelona y Cambrils comparte variables con casos anteriores: hijos de familias inmigradas, nacidos o criados en Europa, algún flirteo con la delincuencia o paso por prisión (el imam), que se acercan a la religión tras una vida poco “piadosa”, un adoctrinamiento en un círculo muy cerrado, con una combinación del entorno online (directrices) y offline (en un método de secta, cara a cara y mediante un líder carismático).

Sin embargo, aparecen en la constelación yihadista ciudades secundarias, como objetivo u origen de los terroristas, cuyo perfil se desplaza de las zonas periurbanas a un entorno rural. Tampoco vemos en este caso a jóvenes inadaptados, víctimas de la exclusión social, económica o laboral. Se trata de adolescentes, mucho más jóvenes que en ocasiones anteriores, educados, con trabajo y futuro. ¿Qué brechas pudo encontrar el imam para transformarlos en máquinas de matar? A priori podríamos aventurar tres fracturas: identitaria, generacional y política.

Provocada por el racismo que persiste en nuestra sociedad, la fractura identitaria es la que se alimenta de la negativa percepción del “otro”. Saber quién eres, adónde perteneces y quiénes son tus referentes es esencial para construir tu propia identidad, sobre todo en la adolescencia. La ruptura generacional la causan unos jóvenes que conviven a caballo entre dos maneras de vivir y que ven en sus padres una religiosidad descafeinada, domesticada por la sociedad de acogida. ¿Qué relaciones se establecen entre unos chicos modernos, formados, con aspiraciones, acceso a la información y unos padres con dificultades para entender la revuelta generacional que viven sus hijos? ¿Están estos padres preparados para hacer frente a los desafíos que se les presentan? No se trata de una “radicalización” en un entorno religioso o salafista, sino de unos chicos en una delicada etapa de construcción identitaria que han encontrado en el yihadismo el paraguas ideológico que les permite identificarse con todos los musulmanes víctimas del mundo. Ésta es precisamente la tercera potencial ruptura, la política. La narrativa yihadista se sirve de la política (las víctimas palestinas, sirias, iraquíes, etc.) para movilizar, dando lugar a un proceso de identificación virtual entre los jóvenes adoctrinados y estas víctimas globales.

Es necesario combatir estas fracturas desde la responsabilidad y la coherencia, en política exterior, en cohesión social, en representatividad, en normalización de la diferencia. Las llamadas comunidades musulmanas necesitan empoderarse para hacer frente a los retos políticos, sociales y teológicos. Debemos saber más para prevenir mejor, para acertar con políticas que impidan que la bestia yihadista vuelva a mutar y seducir a nuestros jóvenes con su trampa de heroísmo y muerte.

Cambio climático y activismo medioambiental en el Mediterráneo

La ola de calor extremo que sufre Líbano y los frecuentes cortes de electricidad mientras estoy en mi despacho en Beirut son un pequeño ejemplo de lo que observamos en los países del Mediterráneo y de la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA). Mientras escribo este artículo, en el mes de agosto, algunos países como Kuwait e Irán sufren las temperaturas más elevadas que se han registrado nunca, y en Egipto se han producido en los últimos años múltiples olas de calor e inundaciones que han causado muchos muertos y pérdidas de infraestructuras....

Entre tradición y modernidad

Apesar de los importantes obstáculos, en los últimos tiempos la literatura árabe infantil ha experimentado grandes avances, tanto en lo que se refiere a la calidad de los textos e ilustraciones, como a la variedad de los temas. En la actualidad se producen más y mejores libros para niños, lo cual refleja las múltiples facetas de una sociedad árabe moderna en rápida transformación, con sus tensiones entre tradición y modernidad. La historia de esta categoría literaria es relativamente breve, y sus libros empezaron a publicarse en diferentes etapas en el mundo árabe. El primer país fue Egipto, donde existe desde finales del siglo XIX. Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) no empezaron hasta la década de los sesenta. En la actualidad, Egipto y Líbano son los centros de la industria editorial, tanto en lo que se refiere a la literatura infantil como para adultos. EAU también ha empezado a desempeñar un papel importante. Los autores e ilustradores árabes t... Read more

La literatura infantil y juvenil en el Magreb

La literatura infantil y juvenil del Magreb, en particular de Marruecos, Argelia y Túnez, ha vivido en las últimas décadas una etapa de desarrollo en cuanto a producción e investigación teórica y académica. No obstante, los esfuerzos de los actores que intervienen en este terreno siguen tropezando con escollos de índole diversa: formación en los oficios del libro juvenil, financiación e inversión, política editorial, difusión y promoción de las obras. Las publicaciones magrebíes destinadas a los más jóvenes, desde la independencia (Marruecos y Túnez en 1956, Argelia en 1962) hasta la actualidad, tratan mal que bien de seguir los cambios socioculturales que afectan a los países magrebíes, compuestos mayoritariamente de población joven. Cuantitativa y cualitativamente, las ediciones medio-orientales y occidentales (en particular francesas) siguen ocupando un puesto destacado en el paisaje cultural de la juventud magrebí. Un poco de historia… Hist... Read more

Ilustración infantil

L’illustratrice et écrivaine syrienne Gulnar Hajo (Damas, 1977) nous reçoit, de l’autre côté de l’écran, avec un large sourire et un salut plein d’énergie. Elle dégage la même intensité et vitalité que tous ses livres. Actuellement, elle vit en exil à Istanbul, mais elle n’a pas cessé sa carrière professionnelle, qui lui a valu plusieurs prix aussi distingués que l’Etisalat Award for Arabic Children’s Literature (pour Nour s’échappe du conte) ou le Prix de la Fondation Anna Lindh (pour Quand je suis triste). AFKAR/IDEES : Comment ce sont passés vos débuts dans le monde de l’illustration et de l’écriture ? GULNAR HAJO : J’ai fini mes études de Beaux Arts à l’Université de Damas en 2004. J’ai commencé à collaborer avec différents médias. En 2007, on m’a proposé de diriger un magazine pour enfants, et à partir de cette expérience, je me suis rendue compte du fait que ce que je voulais vraiment, c’était construire un m... Read more