afkar/ideas

n.51 ¿Hacia dónde va Turquía?

Editorial

El 15 de julio de 2016 telespectadores de medio mundo pudieron ver un golpe de Estado en directo. Atónitos, como si de una película se tratara, vieron cómo soldados del ejército ocupaban los puentes sobre el Bósforo, mientras la tecnología globalizada permitía a Erdogan, detractor a ultranza de las redes sociales hasta entonces, instar a los turcos a salir a la calle en su apoyo. Muchos golpes militares se habían sucedido en el siglo XX, pero en el XXI los turcos se negaron a aceptar la superioridad militar sobre los poderes civiles. Fuera por mala planificación, falta de apoyo, desafección popular o por una gestión más o menos hábil del presidente, el golpe fracasó. Pero nada bueno podía surgir de ello.

Turquía fue un día modelo de Estado moderno, laico, democráticamente más avanzado que la mayoría de sus vecinos y con un gobierno islamista que, excepcionalmente, jugaba al juego democrático a la perfección. El gobierno del AKP, con Erdogan a la cabeza, fue el que más progresó en reformas para acercarse a la anhelada Europa y en medidas para afrontar el problema kurdo con aperturas de diálogo sin precedentes. Turquía, ideal de economía eficiente, de convivencia entre laicismo e islamismo, espejo en el que se han reflejado muchos movimientos y partidos islamistas al sur del Mediterráneo, está hoy en entredicho. Sin ambages, Erdogan lo anunció rápidamente: “el golpe es un regalo caído del cielo”. Sin duda lo ha sido, aún a riesgo de que esté envenenado. El golpe le ha ayudado a recuperar su popularidad. A pesar de los críticos, ningún partido político turco cuestionó su legitimidad, ni el más feroz oponente. Por otra parte, le ha permitido llevar a cabo una purga no solo contra los leales al movimiento gülenista, acusado de estar detrás de la intentona golpista, sino contra los críticos de sus formas y políticas. Se pone así en cuestión la evolución y calidad de la democracia turca. Cierto que la reestructuración del ejército pondrá definitivamente en su sitio al estamento militar, pero a costa de una asfixia creciente de la oposición y de la disidencia, y con el temor de que se convirtierta en un instrumento más del partido en el poder. Hasta qué punto la mano dura de Erdogan acabará por trastocar libertades fundamentales está por ver, pero el peligro existe. Quien fuera pareja de baile de Erdogan, Fethullah Gülen, se ha convertido ahora en su rival en el ring. Ambos promovieron la “reislamización” en Turquía y extendieron sus redes más allá del país, incluso de la región. Escenificaron la coreografía casi perfecta entre islamismo y modernidad, la armonización entre tradición y evolución. Ahora, esa islamodemocracia está en tela de juicio y podría echar a perder años de una muy positiva, e imprescindible, experiencia política, la del llamado posislamismo.

En política exterior, Turquía ha pasado, en poco tiempo, de ser un país aislado y cercado en una geografía explosiva, a retomar la iniciativa: reconciliación con Rusia e Israel, intervención directa en Siria, pero también mayor tensión con aliados tradicionales como Europa o EE UU. Los virajes en política exterior no son fáciles, y en este caso Europa tiene la peor mano de la baraja. Ni Turquía parece tener el mismo interés de antes por pertenecer a la UE, ni la relación de dependencia europea por la crisis de los refugiados hace presagiar que la UE pueda tener margen de influencia. Y Erdogan parece más interesado en posicionarse en el entorno internacional que en el contexto europeo. ¿Fin de la historia? Difícil de imaginar, porque Turquía seguirá siendo Europa, miembro de la OTAN y país estratégico. El distanciamiento irreversible es impensable. El proprio progreso económico espectacular de Turquía de los últimos 15 años se basa en el funcionamiento de la unión aduanera acordada con la UE en 1995, base del crecimiento de sus exportaciones, de su captación de inversión y de su despliegue industrial.

El “regalo del cielo” ha permitido a Erdogan pasar a una posición de fuerza, pero sus decisiones no serán baladíes. Ha abierto múltiples frentes, internos y externos, que deberá manejar a la vez. Erdogan ha apostado fuerte, pero no olvidemos que quién más se juega en todo esto es Turquía y, por extensión, su entorno inmediato. El regalo podría convertirse en una trampa para el presidente pero, peor aún, en infortunio para los turcos.

Economía digital: principal factor de empoderamiento económico individual

La era digital está impactando de forma cada vez más determinante en las sociedades árabes así como en las economías más avanzadas de la región, encontrándose en un punto de inflexión. Estas sociedades de Oriente Medio y el Norte de África (MENA, en sus siglas en inglés) se caracterizan por su juventud, con un 60% de la población menor de 30 años, y por ser mayoritariamente urbanas. Esta juventud es la mejor preparada de la historia del mundo árabe. Además, tiene un acceso y unos conocimientos de las tecnologías digitales como nunca hasta la fecha. Su...

Terrorismo, motor de cambio de la política exterior

El último año y medio ha estado marcado por un gran número de ataques terroristas en Occidente, perpetrados principalmente por personas vinculadas a Daesh, ocasionando cientos de víctimas mortales. Tanto Europa como Estados Unidos han tenido que hacer frente a la amenaza creciente y cambiante del terrorismo global, con la sombra de los sangrientos atentados en EE UU en 2001, España en 2004 y Reino Unido en 2005 siempre presente en la memoria colectiva. Los ataques sincronizados del 11-S habían consolidado a principios de siglo la que David Rapoport categorizó como “cuarta ola de terrorismo”, la religiosa, iniciada en 1979, con Al Qaeda como grupo abanderado. Se dejaba atrás una ola eminentemente política, la de “nueva izquierda”, que había predominado desde los años sesenta bajo el liderazgo internacional de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Tras el 11-S, Al Qaeda seguiría estremeciendo a Occidente con los ataques en Madrid y Lond... Read more

Emprendimiento digital y ecosistema empresarial digital en la región MENA

Permítanme que les cuente primero el final de la historia: ellos ganan. ¿Quiénes son ellos? Ellos son los empresarios, los inversores en empresas en fase semilla y en fase inicial, los organismos de desarrollo económico, los jóvenes y los que tienen estudios, la clase media y todos los demás. Y como ya conocen el final del relato, ¿para qué seguir leyendo? Deberían seguir leyendo porque voy a explicarles qué les ha permitido ser ganadores, les contaré qué han hecho y cómo lo han hecho. Todo empieza a finales de la década de los noventa, en 1998 para ser exactos. Año 1998: si solo hablas árabe, no puedes enviar un mensaje electrónico. Si vives en el norte de África, tu primera opción lingüística para leer y escribir en Internet es el francés. Año 1998: se inaugura en Argelia el primer cibercafé; en total, en la región del Norte de África y Oriente Medio (MENA) solo hay 53 cibercafés con Internet. Año 2016: entre el 30% y el 40% de la poblaci... Read more

‘Crowdfunding’ e inversión en el mundo árabe

Ahmed Moor, nacido en Palestina y nacionalizado estadounidense, obtuvo su titulación universitaria en Estados Unidos. Trabajó tres años como profesor de Derecho en Nueva York. Posteriormente se trasladó a Beirut, donde colaboró como periodista con Al Jazeera y The Guardian. A finales de 2010 se mudó a Egipto, también con Al Jazeera, donde cubrió la revolución egipcia en 2011. Ese año abandonó el país y se trasladó a la Kennedy School de la Universidad de Harvard, donde creó Liwwa junto con Samer Atiani. Liwwa es una plataforma de crowdfunding e inversión que cumple con la ley islámica (sharia) en sus proyectos. AFKAR/IDEAS: ¿Cómo se le ocurrió la idea de Liwwa? AHMED MOOR: Los que veníamos de la Primavera Árabe teníamos la sensación de que, si bien los principales desafíos de ese momento estaban relacionados con la justicia social, también tenían mucho que ver con la justicia económica, o con su ausencia. Queríamos centrarnos en el problema de l... Read more

Religión, música y musulmanes de Europa

La presencia del islam en la música contemporánea es un fenómeno global. Además, desde hace unos 20 años, algunos artistas musulmanes europeos afirman en sus producciones su pertenencia al islam o utilizan la música como una herramienta religiosa, e incluso desarrollan un género musical islámico, un tema que se ha tratado ampliamente en nuestra obra Rythmes et voix d’islam (PUL, 2014). Sin embargo, la relación con el arte y la cultura no es neutra desde un punto de vista islámico, porque la interpretación de textos religiosos puede influir en las decisio...