n.11 Un Magreb sin fronteras

Editorial

Medio siglo después de la independencia, los progresos en las relaciones euromagrebíes, en modo alguno menores, siguen siendo insuficientes. La falta de integración priva al Magreb de toda capacidad para hacerse oír más allá de sus fronteras, en Europa y en el mundo. Su peso en la escena internacional es pequeño, salvo en materias de energía, seguridad y terrorismo. Muchas veces la geopolítica intramagrebí viene determinada desde lejos del Magreb, en Oriente Próximo o en Estados Unidos. Las relaciones euromagrebíes deberían coordinarse sistemáticamente a ambos lados del Mediterráneo, con métodos nuevos, conforme avance la integración magrebí. ¿Qué coste tiene el No Magreb para la región? ¿Y para España, y Europa? ¿Cómo puede la Unión Europea impulsar la integración regional? ¿Cómo puede ayudar Estados Unidos?

El Magreb es, por su situación geográfica y sus vínculos históricos, una región prioritaria para la Europa del Sur, sobre todo para Francia y España. Su estabilidad y prosperidad son objetivos fundamentales de la acción exterior europea. Como recuerda el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación español, Miguel Ángel Moratinos, España, y por tanto, Europa, están a solo 14 kilómetros de Marruecos, pero cada uno de esos kilómetros representa un punto en el diferencial de renta entre ambas orillas, de 15 a 1: la mayor distancia del mundo entre Estados fronterizos. La falta de integración magrebí podría estar costándole a España hasta tres décimas de PIB al año, y quizá su futuro como centro económico intramediterráneo.

Para alcanzar la prosperidad y el desarrollo es esencial avanzar en las medidas de integración regional. Los países del Magreb –Marruecos y Argelia básicamente– deben impulsar sus reformas económicas, políticas y financieras. La creación de un mercado regional es inconcebible sin una mayor libertad de circulación de personas. El cierre de fronteras entre Argelia y Marruecos, la escasez de intercambios comerciales y humanos entre los países de la región frenan su crecimiento económico. La no resolución del conflicto del Sáhara Occidental paraliza cualquier posibilidad de avanzar hacia la integración. La UE, a través del Proceso de Barcelona, la nueva política de vecindad y los instrumentos financieros del Banco Europeo de Inversiones puede ofrecer una considerable ayuda. Pero es necesaria una articulación de todos estos mecanismos. La UE y sus Estados miembros deben construir una política ambiciosa hacia el Magreb.

En modo alguno empezar de cero. Pero diseñarla con visión de futuro. Por el momento no se puede hablar de una política exterior ni de una estrategia común hacia la región. Si además esta ayuda se desplegara en una región con fronteras abiertas, su eficacia sin duda sería mucho mayor. ¿Cómo mantener un caso único en el mundo de fronteras cerradas, si exceptuamos el paralelo 38, divisor de las dos Coreas? La separación entre Marruecos y Argelia ¿no resulta subreal? Los países del Magreb, sobre todo Argelia, explotan los recursos energéticos de su subsuelo. Pero no todo está bajo la tierra: desde los servicios financieros hasta las telecomunicaciones. Lograr que la energía sea motor para el desarrollo y no solo muestra de poder sería otro considerable gran avance. Si los países del Magreb demostraran a sus vecinos del Norte que pueden unirse, que tienen capacidad para plantar cara a los desafíos futuros –reformas políticas, económicas, democratizadoras– restaurarían poco a poco la confianza y atraerían a los inversores extranjeros.

Sin un cierto grado de confianza dada no hay vida civil. Esto es lo que la herencia romana de ambos lados del Mediterráneo legó hace más de 2.000 años: confianza en el compromiso de un individuo o grupo. Esta confianza debe construirse sobre la aceptación de una historia, de una cultura común que centra su estrategia en la diversidad. Los particularismos regionales son una realidad objetiva en el Magreb plural y no tienen por qué ser incompatibles con el modelo de Estado-nación ni con la aspiración a una integración regional más vasta. Por ejemplo la Unión del Magreb Árabe.

La no integración magrebí también drena el crecimiento de España

La falta de integración del Magreb podría estar costándole a España al menos tres décimas de PIB al año, y quizá su futuro como uno de los centros económicos intramediterráneos. Se trata de un drenaje silencioso, apenas presente en los grandes titulares, pero cuyo efecto se podría medir en decenas de miles de puestos de trabajo anuales. Esta elevada cifra se deriva del inmenso coste que están afrontando los principales personajes de este desencuentro, Argelia y Marruecos, cuyo crecimiento está lastrado de forma brutal por el cierre de su frontera. El cierre de fronteras Argelia-Marruecos Cuando la integración magrebí se paralizó en 1994, más de uno respiró aliviado en España. El cierre de la frontera entre Argelia y Marruecos se entendió como un muro de contención contra la crisis argelina, que ponía a salvo la seguridad, aunque podría dañar algunos intereses económicos menores. Pasó inadvertido el coste indirecto de esta medida, que luego cruzarí...

Read more

Argelia: un panorama político dividido

La ley argelina de partidos es una norma que pretende sistematizar puntillosamente los aspectos de la creación y funcionamiento de las organizaciones políticas. Resulta en cierto modo asfixiante y difícil de entender si no se tiene en cuenta que su objetivo es controlar al máximo la formación de partidos, considerados tradicionalmente sospechosos en Argelia y especialmente a partir de 1992, cuando los tres grandes frentes (Frente de Liberación Nacional-FLN, Frente Islámico de Salvación-FIS y Frente de Fuerzas Socialistas-FFS) se volvieron contra el régimen. No en balde, el Consejo Constitucional, reinstaurado por la Constitución de 1996, dictaminó que la norma rebasaba los límites legales en varias de sus restricciones al ejercicio político. La norma define lo que es un partido político y estipula los objetivos que deben y los que no deben perseguir en aras a su legalización. Reglamenta con detalle el procedimiento de constitución que pasa por dos etapas, la declar...

Read more

“El tiempo es un aliado del partenariado euromediterráneo”

Tokia Saïfi pasará a los anales de la historia como la primera mujer nacida de la inmigración magrebí y dedicada a la política que formó parte de un gobierno francés. Fue entre mayo de 2002 y junio de 2004, en el gabinete de Jean-Pierre Raffarin. Eurodiputada entre 1999 y 2002, fue reelegida para un segundo mandato en el verano de 2004, en representación del grupo del Partido Popular Europeo (democristianos) y de los demócratas europeos. Además de sus múltiples actividades como parlamentaria, esta hija de inmigrantes argelinos preside, desde su vuelta al hemiciclo de Estrasburgo, la Comisión Política, de Seguridad y de Derechos Humanos de la Asamblea Parlamentaria euromediterránea (APEM). Una estructura que hace de ella uno de los observadores del proyecto euromediterráneo más pertinentes de la Unión Europea (UE). Desde esta posición, ha multiplicado las obras y las gestiones a favor del partenariado euromediterráneo. Un modelo de cooperación bilateral “únic...

Read more

Al abordaje de la realidad

Abderrahman Ibn Muhammad Ibn Jaldún al-Hadrami (1332-1406) nació en Túnez en una familia árabe allí instalada después de un largo recorrido. Los Jaldún habían llegado a España en el siglo IX. Se habían instalado primero en Carmona y luego en Sevilla, en donde ocuparon puestos políticos importantes. A mediados del siglo XIII, volvieron a emigrar al Magreb asentándose en Túnez con la nueva dinastía Hafsí, como otros muchos andalusíes. Era de familia de letrados y de padre poeta. Entre 1354 y 1363 en el tiempo de ascenso al poder de los Benimerines, vivi...

Other issues
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del “Estado Islámico”
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
Políticas migratorias / Relaciones euromediterráneas, una visión del Sur
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Imames en Europa / Desarrollo económico integrado en Magreb / Oriente Próximo
afkar/ideas
Un Magreb sin fronteras
afkar/ideas
Inmigración africana: Europa busca soluciones / El Magreb revisa su pasado / Modelos de desarrollo económico
afkar/ideas
Educación en el Mediterráneo / Seísmo en Oriente Próximo
afkar/ideas
Nuevos medios de comunicación árabes / Resultados de la Cumbre Euromediterránea / Alianza de civilizaciones
afkar/ideas
Mujeres en el mundo árabe / Regiones en el Magreb
afkar/ideas
Rodríguez Zapatero: En noviembre 2005 Barcelona significará más y mejor partenariado / El Magreb emergente / ¿Primavera árabe?
afkar/ideas
Berberes hoy / Barcelona + 10 / Bush, nuevo mandato
afkar/ideas
Iniciativas para el Sahara / Reformas educativas en el Magreb
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo
afkar/ideas
5+5