afkar/ideas

n.52 Minorías y fronteras en el mundo árabe

Editorial

El domingo 11 de diciembre de 2016, 12 kilos de explosivos estallaban en la iglesia de San Pedro y San Pablo, cerca de la catedral copta del Cairo. El ataque ha provocado de momento 25 muertos, cifra que puede aumentar debido a la gravedad de las decenas de heridos. En apenas 24 horas, el presidente, Abdelfatah al Sisi, ofrecía a la prensa el nombre del presunto autor del atentado, un joven supuestamente vinculado a grupos yihadistas del Sinaí. De esta forma, salía al paso de las críticas por los posibles fallos de seguridad que impidieron detectarlo al entrar en el templo.

Sin duda, este suceso agravará las tensiones sectarias que recorren la región como una sombra amenazadora que tiñe de religión la lectura de todo lo que aquí ocurre. Egipto tiene un largo y doloroso historial de ataques a la comunidad copta. Aún es pronto, pero son muchas las voces que lo atribuyen a un precario dispositivo de seguridad. Otros lo sitúan en el contexto del auge de la violencia, que se achaca a la expansión de los tentáculos de Daesh, pero también a la oleada de represión desencadenada tras el golpe que desalojó a Morsi del poder. Hasta qué punto la desintegración de la cofradía –ilegalizada, estigmatizada y cuyo liderazgo está básicamente en prisión o en el exilio– y la potencial radicalización de antiguos jóvenes hermanos está detrás de esta creciente violencia es difícil de saber. La posibilidad de que este ataque redunde en mayor represión (contra los Hermanos Musulmanes) y aleje aún más el horizonte de la reconciliación (entre actores políticos y sociales) en Egipto no es buen designio. Si detrás del atentado está Daesh, como parece apuntar el gobierno, no hay duda de que entonces habrá logrado su objetivo.

No obstante, sería un error interpretar este acto solo en términos religiosos. No se puede negar que la tensión sectaria es cada vez mayor, pero, a menudo, las tensiones sectarias o los conflictos entre mayorías-minorías, como analiza el Gran Angular, se explican mejor por cuestiones políticas que de fe. Si bien el discurso de confrontación religiosa está anclado en el imaginario yihadista, no debemos olvidar una realidad histórica de convivencia entre religiones, en un entorno de alta diversidad étnica y confesional. Por otra parte, para entender las raíces de la violencia en la región, sectaria y no sectaria, debemos preguntarnos hasta qué punto los argumentos religiosos sirven para legitimar acciones que responden a impulsos políticos. ¿El atentado del Cairo se explica por el odio religioso o por el rencor a una parte de población que ha prestado apoyo incondicional a Al Sisi? ¿Es el atentado a los coptos otra forma, desviada y sectaria, de atacar a los que se identifica erróneamente con el “enemigo occidental”?

Daesh ha puesto en práctica el odio dialéctico del yihadismo con actos contra minorías cristianas, musulmanes chiíes y todos los que no piensan como ellos, incluidos musulmanes suníes. Pero la identificación entre occidentales y cristianos orientales no es nueva. Históricamente se ha interpretado a las minorías como una especie de caballo de Troya de las potencias europeas, como víctimas oprimidas de unas mayorías nacionales o de unos grupos religiosos fanatizados. Más allá de esto, como apunta Jordi Tejel, hay mucho aún por escribir sobre la intersección entre potencias europeas, y su papel durante la época colonial en su relación con las “minorías” y las “mayorías”, las élites locales y las élites “minoritarias”. Una intersección que se sitúa en el marco de la creación de los nuevos Estados- nación árabes postcoloniales, nacidos con el pecado original de la tensión entre la construcción nacional y la solidaridad identitaria dentro y a través de las fronteras.

Como señala Elizabeth Picard, las experiencias de la Siria baazista, del confesionalismo político en Líbano y de la reconstrucción del sistema iraquí desde 2003 han puesto de manifiesto los males a evitar. La guerra de Siria ha demostrado que la cuestión kurda y el encaje de la diversidad étnica y confesional en Oriente Medio es un reto que implicará desde profundas reformas constitucionales hasta revisiones del modelo estatal. No solo Sykes-Picot y el trazado de fronteras están en entredicho, sino todo el orden estatal. Queda por ver si la comunidad internacional y la élite política regional y local tienen la necesaria creatividad política y diplomática para afrontar tal desafío.

Irak, más allá de Mosul

A pesar de lo que cabría deducir en primera instancia del efecto mediático que sitúa a Mosul como el principal problema que hoy tiene Irak, la realidad se empeña en demostrar que la agenda nacional está repleta de otros asuntos, tanto o más complejos de gestionar. Evidentemente, la reconquista de Mosul es una prioridad destacada, pero no lo son menos encontrar una salida a la grave crisis económica y política, reducir a niveles soportables el grado de violencia que asola las calles de buena parte del país, mantener la unidad nacional y suavizar al menos las...

Egipto: ¿evolución por devolución?

Ajuzgar por no pocos indicadores, la revuelta egipcia que estalló en 2011 ha decepcionado a casi todos sus observadores, al igual que a sus participantes. Los cánticos que reclamaban “pan, libertad, justicia social y dignidad humana”, repetidos a cada ocasión, parecían el común denominador de los manifestantes los primeros días del levantamiento. A pesar de los distintos significados que estos conceptos puedan revestir para las plataformas más politizadas, ninguno de estos eslóganes se ha hecho realidad en lo más mínimo. De hecho, desde 2013 el contexto económico y político del país ha empeorado como no lo había hecho en décadas. El número de prisioneros políticos ha alcanzado niveles sin precedentes, la ley castiga las reuniones y protestas pacíficas y los movimientos sociales han sido objeto de persecución y represión. Desde el punto de vista económico, la situación se ha deteriorado hasta el punto de inspirar titulares como “El fracaso de la econ... Read more

El Magreb frente a los retos de la Agenda 2030

En los próximos 15 años, los esfuerzos realizados a escala mundial para fomentar el desarrollo sostenible se basarán en los 17 objetivos y en las 169 metas relacionadas que establece la nueva Agenda 2030. Después de un intenso proceso de negociación llevado a cabo durante tres años por los 193 Estados miembros de la ONU, a lo largo del cual los países del Magreb pudieron expresar sus preocupaciones, la Agenda 2030 ha empezado a aplicarse a escala nacional e internacional este año. ¿Qué retos supone para los países del Magreb? El balance del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (OMD)realizado por los países de la región destaca que han podido cumplir sus compromisos relacionados con los OMD en casi todos los indicadores, especialmente en los ámbitos de la sanidad, la igualdad de género y el medio ambiente. Se han realizado informes para analizar los logros que estos países deben consolidar, las ventajas que tienen que aprovechar y los retos qu... Read more

La ayuda europea en el Mediterráneo: una Agenda 2030 con ideas de 1950

La Agenda del Desarrollo Sostenible es un acuerdo de Naciones Unidas sobre las transformaciones mundiales que se deben abordar entre 2016 y 2030 para erradicar la pobreza y conseguir un mundo más próspero, pacífico y sostenible. Con este planteamiento y con su conocido enfoque multidimensional –económico, social y medioambiental–, la Agenda parece un instrumento adecuado para guiar la cooperación europea en el Mediterráneo. Sin embargo, en este artículo se explica por qué no va a producir un efecto significativo en la cooperación euromediterránea. En primer lugar, el artículo repasa los elementos de la Agenda 2030 que resultan más pertinentes para la región e identifica sus similitudes con la teoría y la práctica de la cooperación euromediterránea durante décadas. A continuación, destaca una serie de cuestiones que no están cubiertas por la Agenda, a pesar de su amplitud y que, sin embargo, son prioritarias en la política europea de vecindad (PEV). Com... Read more

El viaje de Ennahda

Durante su último congreso, celebrado en mayo de 2016, el partido político tunecino Ennahda anunciaba que había concluido su transformación en un partido de demócratas musulmanes, comprometido con los principios de la libertad y la democracia, y totalmente centrado en los asuntos políticos. Más del 80% de los delegados de Ennahda votaron a favor de este giro formal, cuyo principal objetivo es separar el activismo político del religioso. La separación entre proselitismo (dawa) y política es ahora total y oficial. El presidente y principal ideólogo del...