Inversiones españolas por miles de millones en Marruecos: inmobiliario y turismo, sectores clave

La Visión 2010 ha creado toda una dinámica de inversión: España ha invertido en Marruecos, entre 2006 y 2007, cerca de 15.000 millones de dirhams.

Youness Saad Alami

Invertir en Marruecos es cada vez más fácil para los españoles. El país es su primer socio comercial en la región. Es el primer mercado para los exportadores españoles en África, con más de la tercera parte del total correspondiente al continente negro. Además, es el 11º cliente español del mundo, el 4º sin contar con Europa, con el 1,5% del total de los intercambios. Marruecos también acapara más de la mitad de las inversiones ibéricas en África, lo que prueba la confianza de los decisores españoles. En efecto, el acogedor clima de inversión instaurado por la Visión 2010 ha creado toda una dinámica inversora.

Así, muchos españoles han apostado por Marruecos y firmado convenios de inversión con el gobierno de Jettú. Este mismo clima de confianza ha permitido el desembarco de numerosas firmas españolas, como Barceló e Iberostar. Y han apostado por nichos hasta entonces poco atractivos, en especial el inmobiliario y el turístico. Los inversores son sociedades españolas y marroco-españolas. Los socios son de envergadura. Para empezar, Iberostar, con la que se ha firmado un convenio para construir, en Marraquech, dos hoteles de 4, un campo de golf (de 18 hoyos), una zona residencial y zonas deportivas. Con una capacidad adicional de 2.364 camas y 846 puestos de trabajo, el proyecto asciende a más de 2.382 millones de dirhams. A continuación, el grupo Fadesa/ TCC, que emprendió, en 2006, la construcción de dos hoteles (de 4 y 5), un complejo recreativo, un espacio destinado a oficinas y viviendas.

Para estos proyectos, implantados en Tánger, se prevé una inversión de más de 500.000 dirhams y 360 empleos. También cabe decir que la inversión española en Marruecos ha adquirido nuevas proporciones, sobre todo mediante sociedades marroco-españolas. En esta línea, Addoha y Gilmaroc desarrollan un proyecto común en Tánger. Se trata de la creación de un hotel (720 plazas), una zona residencial (3.318 apartamentos y 110 chalets) y equipamientos destinados al deporte y al ocio. El coste global de estos proyectos supera los 2.860 millones de dirhams. Por último, Urbagolf está tras un megaproyecto en la ciudad de Safi. Con una inversión total de 3.765 millones de dirhams, esta gigantesca obra prevé la urbanización de un puerto deportivo y la construcción de un hotel de lujo (de 174 plazas), tres hoteles de 5* (1.560 camas), cinco hoteles de 4* (2.600 camas) y tres campos de golf de 9 hoyos.

Además de estos espacios destinados al turismo y al veraneo, se prevén comercios, zonas recreativas, 675 apartamentos en régimen de alquiler vacacional, 450 chalets y 270 apartamentos. Estos proyectos están en fase de desarrollo. Al tratarse de iniciativas planificadas, se prevé una inversión global del orden de 6.020 millones de dirhams. Sus precursores son Fadesa, Iberostar, Barceló y Globalia. El primero se instala en las regiones de Mdiq-Fnideq y Saidia, sacando la artillería pesada. Así, llevará a cabo, a pocos kilómetros de Bab Sebta, los proyectos de Al Coudia Smir y Smir & Laguna Smir. Con una inversión de 3.600 millones de dirhams, estos dos proyectos se basan en la edificación de hoteles, apartamentos, chalets y centro de servicios y comercial. También están previstos campos de golf y una pista de tenis. Hay que señalar que Fadesa/SAS urbanizarán un puerto deportivo y un campo de golf en la estación de Saidia.

Aquí, Barceló construirá el Hôtel les Orangers de Saidia. Este establecimiento, de 1.228 camas, requerirá una inversión de 601,5 millones de dirhams. Una vez construido, la infraestructura ofrecerá 510 puestos de trabajo a jornada completa. Asimismo, Iberostar erigirá un establecimiento de 4*, con el nombre Hotel Med Azur, con una inversión de más de 438 millones de dirhams. Por último, la contribución de Globalia es de 300 millones de dirhams, destinados al Hotel Sable d’Or Saidia, un proyecto para el que se prevén 1.000 plazas adicionales y 400 puestos de trabajo. En total, las inversiones españolas en Marruecos ascienden, entre 2006 y 2007, a cerca de 15.000 millones de dirhams.

¿A qué se debe el entusiasmo de estos inversores? En primer lugar, a las reformas emprendidas por el país. La política de las grandes obras tiene eco en el extranjero. Por ejemplo el puerto de Tánger-Med, la urbanización del valle de Bou Regreg, Casa Offshore… La mayoría de estos proyectos se terminarán entre 2008 y 2010. El afán de los inversores se explica, en parte, por esta dinámica. Esta batería de proyectos pretende situar a Marruecos como plataforma de exportación hacia los países europeos y africanos. Para lograrlo, se han puestoen marcha otras medidas. Es el caso del programa Génie, activado para alimentar los sectores de alta tecnología. Aspira a generar 10.000 ingenieros de aquí a tres años. También está el Plan Azur 2010 y el boom inmobiliario que lo acompaña. Para acoger a 10 millones de turistas, primero hay que alojarlos.

La reestructuración financiera de instituciones como el CIH o la Oficina Jerifiana de Fosfatos hace pensar que el Estado quiere jugar la carta de la transparencia. Y eso no deja indiferentes a los proveedores de fondos. La ventilación sectorial de los proyectos aprobados en 2006 denota la predominancia del sector turístico. Por otro lado, las autoridades españolas, conscientes del interés de Marruecos, no dudan en echar toda la carne en el asador a la hora de ayudar a las empresas deseosas de instalarse en el país magrebí. España dispone incluso de un plan específico dedicado a Marruecos.

Marraquech saturado, Fez aún no

En la actualidad, los promotores interesados en Marruecos tienen la mirada puesta en Fez. Han comprendido que Marraquech está saturado y que Fez aún cuenta con un atractivo potencial. Capital espiritual del reino, esta ciudad, en fase de despegue, ha atraído recientemente al grupo español Marina d’Or. Éste se hizo con la oferta del proyecto inmobiliario de los jardines de Ued Fez, el 13 de septiembre.

Cabe apuntar que la apertura de los sobres de la convocatoria de ofertas para las ocho grandes parcelas (cerca de 11.000 metros cuadrados) de la nueva zona inmobiliaria llamada Ued Fez tuvo lugar en presencia del alcalde de Fez, Hamid Chabat. Es decir que se trata de una obra importante. Linda con la futura zona turística que debería absorber una inversión de más de 2.500 millones de dirhams.

Teniendo como objetivo la elección de un promotor que permita realzar la imagen de la ciudad, los encargados de tomar la decisión aseguran que la atribución se ha basado en dos condiciones. La primera tiene en cuenta la calidad arquitectónica del proyecto; la segunda la oferta financiera. Se trata, sin duda, de una especificación de requisitos muy precisa para preservar la calidad urbanística. Hubo una dura competencia entre promotores inmobiliarios de Fez, Casablanca y Marraquech, y el grupo Marina d’Or. Finalmente, quien se hizo con el contrato fue el grupo español. El grupo adquirirá un terreno de 10.635 metros cuadrados por casi 100 millones de dirhams, esto es, más de 8.260 dirhams/metro cuadrado.

Construirá más de 230 apartamentos de alto standing y cerca de 60 comercios. Desde el punto de vista arquitectónico, la urbanización prevé construcciones en un espacio de 7.657 metros cuadrados, que comprenderá inmuebles R+4. Dichos inmuebles se organizarán en forma de urbanización cerrada, con una vía comunitaria articulada en torno a un espacio semipúblico plantado.

Mecanismos de ayuda

Según los españoles que han escogido Marruecos para sus proyectos, España pone a su disposición varias herramientas y líneas de financiación. Tres tipos de instrumentos –Prospinver, Papi y Pidinver– permiten financiar los primeros contactos y la instalación de la empresa. España también ofrece un fondo de ayuda al desarrollo. Hay que señalar que este último ha otorgado 100 millones de euros al proyecto de parque eólico de Tánger. Por último, uno de los hitos es el programa de conversión de la deuda, dotado con cerca de 50 millones de euros, que ya ha permitido financiar la puesta a punto de la la red de saneamiento en varios lugares del norte de Marruecos.

¿Quién invierte en la región MENA?

Los europeos, sobre todo los latinos, son quienes más invierten en la región Mena. Franceses, españoles y belgas sienten debilidad por Marruecos: los tres habrán inyectado, entre 2003 y 2006, casi 90.000 millones de dirhams. A los italianos les atrae más Egipto. La aportación de suizos y holandeses no es para nada desdeñable. Disponen de multinacionales punteras con gran presencia en la región (agroalimentaria, energía, ingeniería…). Según la Unctad, durante este periodo, los americanos encabezan la lista de inversores de fondos, con más de 287.000 millones de dirhams. Israel acapara casi las tres cuartas partes de los flujos (208.000 millones de dirhams). Argelia, Libia, Turquía y Egipto reciben en menor medida las inversiones americanas.