El Mediterráneo en la agenda de la presidencia portuguesa

Ángel Bermúdez, IEMed

Los grandes desafíos internos que debe enfrentar la presidencia semestral portuguesa de la Unión Europea, plasmados principalmente en la tarea de llevar adelante la Conferencia Intergubernamental para elaborar el nuevo tratado que ha de sustituir al fracasado proyecto constitucional, no implican de ninguna manera la postergación de las relaciones exteriores de la UE.

Al contrario, los retos internacionales sirven para contextualizar y realzar la importancia de la reforma interior de la UE, de allí el lema de la presidencia portuguesa: “Una Unión más fuerte para un mundo mejor”. Entre las prioridades de la presidencia portuguesa, el Mediterráneo y los asuntos que le afectan, especialmente las migraciones, ocupan un lugar destaco en el ámbito de la acción exterior de la UE. Uno de los objetivos del semestre es incitar una nueva mirada hacia la región mediterránea.

La intención no es solo impulsar la aplicación apropiada de las herramientas existentes sino ser capaces de pensar más allá de éstas y, en ese sentido, se apuesta por la intensificación del diálogo tanto con los socios del sur como del este del Mediterráneo, con miras a encontrar soluciones a los problemas comunes y asumiendo la premisa de que la estabilidad de ambas regiones está interconectada.

En cuanto a las migraciones, la presidencia portuguesa se ha fijado como objetivo la adopción de un enfoque integral, que no se limite al terreno del combate de la inmigración ilegal sino que aborde otros aspectos relevantes como la promoción de las migraciones legales, la creación de las condiciones adecuadas para la integración de los inmigrantes y los vínculos existentes entre migración y políticas de desarrollo.

La seguridad del Mediterráneo, prioridad de la UE El Mediterráneo fue valorado como un área de interés estratégico directo para la UE durante la reunión informal de ministros de Defensa de Evora (Portugal, 28 y 29 de septiembre). El ministro de Defensa de Portugal, Nuno Severiano Texeira, aseguró que durante el encuentro hubo consenso en la apreciación de que el Mediterráneo es y debe seguir siendo una prioridad para la seguridad europea.

En la actualidad los riesgos, amenazas y retos a la seguridad son de carácter transfronterizo y deben buscarse respuestas a través de la cooperación internacional. “Esto debe hacerse en el Mediterráneo con los países del Norte de África y, en África, con los países subsaharianos”, apuntó el ministro. En paralelo a la reunión informal de ministros de Defensa de la UE se celebró una sesión de trabajo sobre “Cooperación en el Mediterráneo”, realizada en el contexto de la iniciativa 27 + 5, en la que participaron los titulares de Defensa de Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez.