Egipto, prioridades económicas

“Debemos restaurar la confianza entre la sociedad y el gobierno. Tenemos muchos retos: crear empleo, mejorar la educación y la sanidad y reconfortar a los inversores”.

ENTREVISTA a Abdalá Shehata Khatab por Jordi Bertran

AFKAR/IDEAS tuvo la ocasión de hablar en Barcelona a principios de julio con AbdaláShehata
Khatab, profesor de la Universidad del Cairo y asesor económico del presidente egipcio Mohamed Morsi. La entrevista tuvo lugar pocos días después de que el candidato del Partido Libertad y Justicia, perteneciente a los Hermanos Musulmanes, se convirtiera en el primer civil en alcanzar la presidencia del país.

AFKAR/IDEAS: ¿Qué es lo primero que va a hacer el presidente y su gobierno en materia económica?

SHEHATA KHATAB: Antes que nada debemos restaurar la confianza entre la sociedad y el gobierno. Es la principal prioridad ahora. El gobierno anterior, pese a que en materia económica iba en la buena dirección,
no contaba con la confianza del pueblo. Y si bien los egipcios son por naturaleza pacientes, debemos restaurar
la confianza para poder optar a trabajar por objetivos a medio y largo plazo.

A/I: ¿Cómo esperan conseguirlo?

S.K.: En primer lugar, el presidente va a formar un gobierno de coalición representativo del espectro social y político de Egipto y sus miembros serán elegidos en todo caso bajo el criterio de la eficiencia. Después aplicaremos un programa para los primeros 100 días con cinco puntos: recogida de basuras, ordenación del tráfico, distribución de pan, distribución de medicinas y reinstauración de la seguridad. Esperamos de esta forma que el gobierno cuente con la confianza y el crédito suficientes para realizar proyectos de largo alcance.

A/I: ¿Cuáles son las prioridades a medio y largo plazo?

S.K.: Tenemos muchos retos, como crear empleo, mejorar la educación y la sanidad, aumentar la confianza
de los inversores. Queremos atraer inversores extranjeros a proyectos en los que ellos y Egipto puedan compartir beneficios. Otra prioridad es alcanzar la estabilidad presupuestaria controlando el déficit público. Para eso vamos a tener que doblar los ingresos fiscales mediante la reducción de la evasión fiscal, que es enorme. Otro de los pilares de nuestro programa económico es erradicar la corrupción. También vamos a modernizar la institución de Hacienda, algo que el anterior gobierno ya comenzó aunque ciertos grupos de interés no le permitían seguir en la dirección correcta. Retomaremos en la buena vía ese trabajo. A nosotros solo nos guía el interés por llevar a cabo nuestro modelo islámico de gobierno y para que tenga éxito utilizaremos todos nuestros recursos.

A/I: ¿Cómo pretenden controlar el enorme gasto que tienen en subsidios?

S.K.: Gastamos demasiado en este aspecto, más de 130.000 millones de libras egipcias (17.400 millones de euros) en subvencionar energía cada año. Además de facilitar la redistribución de petróleo mediante
un sistema de cupones y trabajar en la reparación de todas las filtraciones de nuestras infraestructuras, vamos a cambiar nuestro sistema energético. Sustituiremos la energía solar y el petróleo por el gas natural, del que Egipto cuenta con reservas.

A/I: También dedican casi el 30% de su presupuesto a pagar deuda externa.

S.K.: Está fuera de toda duda que una de nuestras principales prioridades va a ser el control del déficit. Vamos a intentar introducir un mejor gobierno económico así como herramientas financieras de bajo coste, como los sukuk [bonos que cumplen con los principios de las finanzas islámicas]. Ahora mismo conseguir financiación de los mercados locales es muy costoso y debemos buscar otras fuentes de financiación en otros países e instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional, con el que cerraremos un acuerdo tan pronto se constituya el nuevo gobierno.

A/I: ¿Cuál va a ser su política de integración de la mujer en el mercado de trabajo?

Garantizaremos los mismos derechos para acceder a puestos de trabajo con independencia del género

S.K.: Nuestra visión en este aspecto es clara: libertad y libre acceso a las oportunidades de trabajo. Hay obstáculos sociales que no pueden cambiarse de la noche a la mañana y que requieren generaciones. Pero vamos a aplicar medidas para garantizar que existen los mismos derechos para acceder a puestos de trabajo con independencia del género, aunque personalmente soy contrario a introducir ningún sistema de cuotas porque limita la competitividad. En todo caso, déjeme decirle que comparado con otros partidos islamistas, el Partido Libertad y Justicia cuenta con mujeres con un papel muy activo, incluso más que muchos hombres, con una gran formación y ocupando cargos relevantes que las hacen muy conocidas. Este es un modelo del que la sociedad egipcia acabará tomando ejemplo. Sin embargo, quiero decirle que al mismo tiempo las mujeres se ocupan de la familia. Y esto es más importante, al menos para mí y para otros muchos egipcios y egipcias, debido al papel que otorgamos a la familia en nuestra cultura.

A/I: ¿Habrá mujeres en algún ministerio?

S.K.: Puedo avanzarle que una de las vicepresidentas del gobierno será una mujer.

A/I: El ejército, que controla una parte importante de la economía y cuenta todavía con grandes prerrogativas, ¿podría suponer un obstáculo?

S.K.: Ganar la confianza de la sociedad egipcia permitirá al gobierno afrontar cualquier dificultad. Por eso tendrá que trabajar duro. Por otra parte, la habilidad política del presidente Morsi le ha permitido granjearse una imagen más positiva en el ejército, que en las elecciones presidenciales apostaba claramente por su rival. Esto es importante porque esta institución es muy respetada por todos los egipcios. Si bien es cierto que a veces estamos en contra de algunas decisiones del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que ha dejado de ser ya un actor político.

A/I: Sin embargo, está interviniendo activamente en la transición en Egipto.

S.K.: Estamos ante un cambio gradual que va a llevar tiempo. Algo parecido pasó en Turquía y también en España con Franco en el poder y durante la transición. El 2 de agosto de 2012 se dio a conocer el nuevo gobierno egipcio. Antiguos ministros, tecnócratas y miembros de los Hermanos Musulmanes ocupan la mayoría de los 35 ministerios. Coptos y mujeres expresaron su desacuerdo por su escasa representatividad en el gabinete. Ninguna de las dos mujeres del nuevo gobierno fue nombrada vicepresidenta.