Ilustración infantil

“Desearía trabajar para que la literatura infantil y juvenil en árabe sea conocida en todo el mundo. Creo en el poder de la literatura, del arte en general, para cambiar, aunque sea un poco, nuestras mentalidades”.

ENTREVISTA con Gulnar Hajo por Mertxe París

La ilustradora y escritora siria Gulnar Hajo (Damasco, 1977) nos recibe, al otro lado de la pantalla, con una amplia sonrisa y un saludo lleno de energía. Des- prende la misma intensidad y vitali- dad que todos sus libros. Actualmente vive exiliada en Es- tambul pero, a pesar de ello, no ha cesado su carrera profesional, la cual ha sido distinguida por premios tan notorios como el Etisalat Award for Arabic Children’s Literature (por Nur se escapa del cuento) o el Premio de la Fundación Anna Lindh (por Cuan- do yo estoy triste).

AFKAR / IDEAS : ¿Cómo fueron tus primeros pasos en el mundo de la ilustración y la escritura?

GULNAR HAJO: Me licencié en Bellas Artes en la Universidad de Damasco en 2004. Empecé a colaborar en diferentes medios de comunicación. En 2007 me ofrecieron dirigir una revista infantil, y a partir de esta experiencia, me di cuenta de que lo que realmente quería era construir un mundo de creación e imaginación para los niños. Ese mismo año publiqué mi primer libro, La aventura de Punto, con Bright Fingers Publishing House, editorial que habíamos creado juntamente con mi marido, Samer al Kadri. Y, desde entonces, he publicado más de 20 libros. Ahora bien, mi inicio real en este mundo fue en la adolescencia, momento en que empecé a leer libros. Recuerdo que cuando terminé un libro del escritor egipcio Kamil Kilani pensé que la literatura daba sentido a todo. Y por eso aposté profesionalmente por ello.

A/I: Por tanto, tu perfil profesional es muy completo porque te puedes definir como ilustradora, escritora y también editora, ¿verdad?

G.H : Sí, aunque, me identifico más con ilustrar y escribir. La edición la lleva mucho más Samer al Kadri. No obstante, vivir de cerca todo el proceso de creación de un libro (imaginarlo, escribirlo, ilustrarlo y editarlo) me ayuda a conocer en profundidad el mundo del libro, más complejo de lo que parece, y también es una magnífica aproximación al panorama editorial actual, tanto del mundo árabe como internacional. Añado que me siento un poco más ilustradora que escritora y editora. La ilustración, para mí, es la forma de expresión artística con la que me siento más libre y cómoda.

A/I : Hablando de actualidad ¿cómo ha afectado a tu trabajo el conflicto de Siria? ¿Y cómo es el mundo de la edición en Siria?

G . H .: Vivir en medio de bombas afecta a todo tipo de trabajo. Tener la muerte tan cerca me ha provocado valorar más la importancia de la vida o de estar vivo. Aunque parezca una contradicción, ahora en mis libros hay mucho más color que antes. Es un mensaje para los niños. Les estoy diciendo que, a pesar de que tengan que vivir situaciones muy difíciles, la vida tiene color. Tienen que encontrarlo.

A/I: ¿Y cómo es el mundo de la edición en Siria?

G.H.: Nosotros continuamos con la tarea de Bright Fingers Publishing House, pero desde el exilio. Sabemos que las editoriales que trabajan en Siria, más concretamente en Damasco, tienen muchas dificultades para seguir adelante ya que han perdido sus stocks, su mercado, la posibilidad de viajar a ferias internacio- nales… Sin olvidar que los costes de producción se han multiplicado y las ventas han disminuido drásticamente. Es decir, en estas circunstancias es casi imposible sobrevivir con un tipo de negocio cultural así. Una verdadera lástima porque se está perdiendo una generación entera de artistas, escritores, editores magníficos.

A/I: ¿Cómo ves la literatura infantil y juvenil en el mundo árabe,? En algunos círculos, se habla de un renacimiento de este género.

G.H.: Efectivamente, desde hace unos años, se está viviendo un enriquecimiento de la producción de literatura infantil y juvenil en árabe. Tanto de las historias literarias como de las ilustraciones. Aunque se continúan publicando antologías de literatura oral tradicional y también algunos clásicos (totalmente necesarios e imprescindibles), están saliendo voces literarias muy nuevas e innovadoras, tanto en el contenido como en la forma. Hay un proceso de innovación. Además, los editores apuestan por una edición e impresión de mucha calidad. Prueba de ello es que estas producciones se empiezan a traducir a otras lenguas, sobre todo en Europa. Cada vez son más numero- sas las ferias de libro en árabe, por ejemplo, la feria del libro de Sharjah o la de Abu Dabi, en las que el libro infantil y juvenil tiene un papel muy destacado. Y en todos estos eventos, se programan actividades pa- ralelas que pretenden promover la lectura entre los niños, como cuentacuentos, encuentros con escritores, fórums tán abriendo librerías que también de lectura, concursos literarios, etcetera.

A / I :¿Crees que todas estas iniciativas sirven para promover la lectura entre los lectores más jóvenes?

G . H .: No tengo datos estadísticos, pero mi intuición dice que sí. He tenido la suerte de asistir a alguna de esas ferias del libro internacionales, como la de Sharjah o Abu Dabi, y te encuentras a grupos de escolares muy numerosos escuchando y hablando con sus autores preferidos. Además, en algunas ciudades como El Cairo o Beirut, entre otras, se están abriendo librerías que tambièn funcionan como centros de actividad literaria, cultural y social alrededor del libro. Esto nos da pistas que existe, sin duda, un interès por la lectura.

A/I: Relacionado con lo que acabas de decir, en la feria de libros de Sharjah Bookfair se concede al Etisalat Award for Arabic Children Literature, el premio más prestigio de literatura infantil arabe. EN 2015, tu libro «Nur se escapa del cuento» gano el premio por mejor albúm ilustrado. Que significó este reconocimiento a tu carrera profesional?

G.H.: Fue una alegría y un impulso enorme. Este premio ha significado mucho para mí y para este libro y su promoción. Por ejemplo, a raíz de esta distinción, el libro cayó en manos de Mosaics Llibres, y de aquí surge la traducción al catalán. Y por este libro, Món Llibre 2017, un festival literario que se celebra anualmente en Barcelona, me ha elegido como ilustradora invitada. Es la primera vez que una autora e ilustradora árabe participa en Món Llibre. Todo un honor. Además, ganar este premio fue mi presentación ante el mundo editorial de literatura infantil y juvenil en árabe. Me abrió puertas y espero que me abra más en un futuro no muy lejano. Es decir, me ha dado la seguridad necesaria para presentar mis trabajos a otras editoriales árabes. Si cuando estaba ilustrando Nur se escapa del cuento me hubiesen dicho que iba a ganar el premio, no me lo hubiera creído. Por tanto, este proyecto está superando todas las expectativas más optimistas.

A / I : ¿Cómo definirías este libro?

G.H.: Trabajar con Abir Ali es como trabajar con una caja de sorpresas. Tiene una imaginación y una capacidad de creación tan desbordante que siempre me sorprende. Nur se escapa del cuento es un libro poético y metafórico que busca la implicación emocional del lector en la historia. Y creo que la trama y el ritmo narrativo lo consiguen a la perfección. Para las ilustraciones opté por unas tonalidades naranjas y marrones discretas (la historia así me lo pidió), pero busqué tantas texturas diferentes que el resultado final tiene una luz que no he conseguido en ningún otro trabajo. Estoy muy agradecida porque el jurado del Etisalat Award for Arabic Children’s Literature lo supo apreciar y valorar. Es un libro que, a pesar de la dureza de la historia de Nur, está diciendo que siempre hay esperanza. Y me he esforzado para que las ilustraciones en sí mismas así lo transmitan.

A/ I: Otra obras tuyas han sido traducidas al francés, turco, español y catalán. ¿Cómo te sientes?

G.H.: : Feliz. Creo que la traducción y el intercambio de literatura es una buena herramienta para abrir fronteras y barreras culturales. Además, me enorgullece que niños de otra parte del mundo puedan conocer, en este caso, la historia de Nur, una niña que, a través de la imaginación, escapa de su mundo gris y duro. Feliz, me siento feliz, y sobre todo esperanzada con las nuevas generaciones de lectores.

A / I : Ahora vives en Estambul, ¿cómo es tu día a día?

G.H. : Nos sentimos bien en Estambul. Siempre con un ojo hacia Siria. Esto no se puede evitar ya que parte de nuestra familia y amigos viven allí, pero somos capaces de tener una vida, más o menos, cotidiana. Además de Bright Fingers Publishing House, estamos centrados en el proyecto Pages Bookstore.

A / I : ¿Qué es Pages Bookstore?

G.H.: Es una librería-cafetería-centro cultural. Pages Bookstore pretende convertirse en una red de librerías árabes. De momento, hemos abierto una en Estambul y otra en Amsterdam. Yo me encargo de la gestión de Pages Bookstore de Estambul. Además de tener un buen fondo de literatura en árabe (es la primera librería árabe de toda la ciudad), ofrecemos una programación casi diaria de actividades culturales de todo tipo: música, charlas, debates, clubs de lectura, talleres artísticos, de pen- samiento… Hay una programación específica para los niños basada en cuenta- cuentos, talleres de ilustración, escritura… La idea es que Pages Bookstore sea un espacio literario y artístico de acogida para todos os ciudadanos sirios exiliados, pero también, para todos los habitantes, en general. De momento, nuestra propuesta está teniendo una excelente aceptación. También desde Pages Bookstore Estambul hacemos talleres vía skype con niños de Damasco. Con esta iniciativa, intentamos que estos niños no se alejen del todo de su infancia (tienen derecho a vivirla) y que puedan experimentar actividades creativas, literarias y de imaginación como cualquier otro niño de cualquier parte del mundo. La verdad es que es muy emotivo verlos a todos, a través de la pantalla del ordenador, a punto de empezar el taller. Uno de los talleres que más funciona con ellos es el de “Yo sueño que…” ¡Son impresio- nantes los sueños de estos niños! Me gustaría hacer un libro que recogiera todos estos sueños…Impartir talleres así es una fuente de inspiración incalculable.

A / I: A nivel de creación literaria y artística, ¿tienes nuevos proyectos?

G . H .: Pues sí. Acabo de terminar dos álbumes ilustrados, también escritos por Abir Ali, que serán publicados por Bright Fingers Publishing House.

A / I: ¿Cómo ves tu futuro como escritora e ilustradora?

G . H .: Una cosa es cómo me gustaría que fuera y otra cómo será. En otra entrevista dije que ya no planeaba el futuro. Es decir, hoy estamos en Estambul, pero quién sabe dónde estaremos mañana. La verdad es que desearía volver a Damasco y, desde mi ciudad y país, trabajar para que la literatura infantil y juvenil en árabe sea conocida en todo el mundo. Creo en el poder de la literatura y también del arte, en general, para cambiar, aunque sea un poco, nuestras mentalidades. Ahora bien, si no podemos regresar a Siria, de momento, continuaremos, tanto mi marido, Samer al Kadri, como yo misma, con nuestra tarea. El objetivo es construir, a través de la imaginación, un mundo mejor para nuestras hijas y todos los niños que lean nuestros libros. La creación de este universo fantástico y literario es lo que nos mueve día a día.