n.44 ¿Qué hacer en Oriente Medio?

Editorial

Como adelantado del mundo árabe y heredero de una rica historia, el pequeño Túnez mantiene sus promesas políticas, impulsado por el viento de renovación que barrió hace cuatro años el régimen de Ben Ali. Las elecciones legislativas y la primera vuelta de las presidenciales han confirmado la buena salud de la transición democrática. A pesar de los temores de desafección por parte del electorado, finalmente su movilización sin ser masiva fue satisfactoria. El activismo de una plétora de actores parece haber dado sus frutos para que el país levante de nuevo el vuelo hacia el horizonte de la estabilidad política. Túnez se siente orgulloso de su tradición nacional diferenciada como producto de una historia que incorpora la herencia tanto de la Cartago púnica o romana como la de la monarquía háfsida medieval o la común pertenencia al mundo otomano y su contacto con Europa, a veces pacífico, a veces no.

Túnez ha reflexionado ahora sobre su historia y también ha mirado al mundo buscando inspiración en otras experiencias de transición política y de modernización, pacíficas y exitosas. Pero lo ha hecho a sabiendas de que no existen fórmulas mágicas en el ámbito de la transitología; el país ha conseguido así labrarse su propio camino aprovechando sus mejores bazas. Ha profundizado con valor en los debates espinosos y ha salido airoso del lance: modelo político, lugar de la religión en la esfera pública, equilibrio entre libertad y seguridad, justicia transicional… En Túnez se van capeando cuestiones que en otros países han derivado en una extrema polarización social y política y en el colapso del proceso democrático. La parlamentarización del islam político, el debate sobre la inclusión económica y social y la implicación ciudadana, son algunos de los aspectos que demuestran que Túnez apuesta por un modelo inclusivo todavía frágil pero esperanzador. Es pronto para cantar victoria, sobre todo porque la coyuntura económica y el entorno regional pueden perjudicar las aspiraciones democráticas. Túnez no es aun el islote de prosperidad imaginado y sus indicadores macroeconómicos siguen en rojo.

El desempleo entre los jóvenes, las desigualdades territoriales, la política de industrialización o la falta de reforma eficaz del sistema fiscal y financiero, junto con la vulnerable recuperación turística son escollos difíciles. Y por supuesto la deriva terrorista, con grupos como Ansar al Sharia empeñados en torpedear los intereses del Estado y las posibilidades de futuro de todos los tunecinos, valiéndose de la porosidad de las fronteras y de la capacidad de atracción sobre una parte de la juventud que, sin comprender el futuro o sintiéndose excluidos, puede acabar optando por la vía del radicalismo. Prueba de ello es que Túnez es el país que proporcionalmente más ciudadanos tiene combatiendo en las filas yihadistas en Oriente Medio. En silencio, además, hace frente a la oleada de refugiados libios desde 2011. A finales de año podrían llegar a ser dos millones de libios asentados en un pequeño país con fuertes limitaciones en su capacidad de acogida y con un potencial importante para agudizar las tensiones.

La implosión del Estado libio y la dispersión entre todo tipo de grupos de su inmenso arsenal amenaza a los libios, a los tunecinos y a toda esta parte del mundo. El futuro equipo de gobierno deberá llevar adelante reformas difíciles y hacer gala de toda su audacia para no comprometer las expectativas ciudadanas. El fantasma de los antiguos males autoritarios sigue muy presente. Túnez no está aun a salvo de la resaca y el viento puede girarse en su contra. El consenso social y político debe mantenerse a toda costa, es la base del proceso de cambio y la mejor garantía de éxito. Queda mucho por hacer, pero Túnez es la muestra de que los pretendidos excepcionalismos y determinismos que, según los agoreros, acechan a la compatibilidad entre islam, arabidad y democracia, naufragan cuando la ciudadanía y la clase política son capaces de priorizar valores comunes como la libertad y la convivencia. El éxito de la transición democrática de Túnez es el gran ejemplo que todo el mundo árabe necesita.

 

Otros números
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del «Estado Islámico»
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
Políticas migratorias / Relaciones euromediterráneas, una visión del Sur
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Imames en Europa / Desarrollo económico integrado en Magreb / Oriente Próximo
afkar/ideas
Un Magreb sin fronteras
afkar/ideas
Inmigración africana: Europa busca soluciones / El Magreb revisa su pasado / Modelos de desarrollo económico
afkar/ideas
Educación en el Mediterráneo / Seísmo en Oriente Próximo
afkar/ideas
Nuevos medios de comunicación árabes / Resultados de la Cumbre Euromediterránea / Alianza de civilizaciones
afkar/ideas
Mujeres en el mundo árabe / Regiones en el Magreb
afkar/ideas
Rodríguez Zapatero: En noviembre 2005 Barcelona significará más y mejor partenariado / El Magreb emergente / ¿Primavera árabe?
afkar/ideas
Berberes hoy / Barcelona + 10 / Bush, nuevo mandato
afkar/ideas
Iniciativas para el Sahara / Reformas educativas en el Magreb
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo
afkar/ideas
5+5