n.24 Egipto busca su futuro / Semestre europeo

Editorial

Como ya sucedió en 1995, la presidencia española de la Unión Europea (UE) debería ser recordada en el futuro como un periodo clave en las relaciones de España y Europa con sus socios mediterráneos. Tanto el contexto internacional y europeo como el marco de las políticas euromediterráneas han cambiado significativamente desde entonces, pero los valores y objetivos estipulados en la Declaración de Barcelona siguen intactos y de rabiosa actualidad. España debe aprovechar esta oportunidad para ratificar su liderazgo mediterráneo e impulsar las grandes decisiones y orientaciones de interés europeo actuales y futuras, con una perspectiva y una visión más allá de seis meses.

Para ello es deseable una presidencia políticamente fuerte, ambiciosa, apoyada por los recursos proporcionales a su ambición, y con unos objetivos claros y concretos. La política exterior de la Unión hacia sus socios mediterráneos se presenta, pues, como la piedra angular de la presidencia española. En ella se pueden identificar objetivos prioritarios, concretos y urgentes que permitan a España y a la UE reforzar su protagonismo en la escena internacional. Para ello, la presidencia española tendrá, a raíz del referéndum irlandés y de la entrada en vigor del tratado de Lisboa el 1 de diciembre de 2009, una renovada arquitectura institucional que marca una nueva etapa para la UE y sus países miembros. En este sentido, los cargos de presidente del Consejo Europeo y Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad (a su vez vicepresidente de la Comisión), ocupados por el belga Herman Van Rompuy y la británica Catherine Ashton, deben aportar mayor unidad, coherencia y visibilidad a la acción exterior de la UE. El primer desafío español será adaptarse a esta nueva realidad institucional y sentar las bases de funcionamiento de las futuras presidencias.

El impacto de las decisiones tomadas a lo largo de la presidencia dependerán en gran medida de la capacidad de la administración española de maximizar la complementariedad de su trabajo y organización con la nueva estructura. De esta complementariedad también dependerá, en cierto modo, el resultado de las iniciativas de la presidencia hacia el Mediterráneo. España puede conseguir el doble objetivo de impulsar la acción exterior de la UE en el Mediterráneo, tomando el relevo al protagonismo francés durante sus presidencias de la UE y de la Unión por el Mediterráneo (UpM), y dotar a su presidencia de un reconocimiento cualitativo sobre un tema concreto y central del interés comunitario. Así son generalmente recordadas las grandes presidencias. Para ello, debería actuar sobre dos frentes diferentes pero interrelacionados: la puesta en marcha operativa de la UpM y de su secretariado general en Barcelona y el relanzamiento de iniciativas dirigidas a la resolución de los conflictos en la región.

Una vez superado el bloqueo al despliegue de la UpM, tras la crisis de Gaza y la vuelta a una cierta normalidad diplomática, se presenta la ocasión de dar el último empuje para que la UpM esté operativa al final del primer semestre de 2010, tanto en relación con algunos proyectos concretos como con su secretariado. Un secretariado general con capacidad de impulso y voluntad de consenso, más allá del simple papel de recaudador de fondos, es una condición necesaria para que la UE dé un salto cualitativo en las relaciones con sus vecinos mediterráneos. Por otra parte sería necesario contribuir a la resolución de los conflictos de la región, sobre todo el ancestral enfrentamiento árabe-israelí, influido por el desafío nuclear de Irán.

En este sentido, y conscientes del contexto poco favorable en la actualidad, la presidencia española debe revitalizar la relación transatlántica y aprovechar la ocasión de asociar la experiencia de su diplomacia al hecho de disponer, quizás, por primera vez, de un honest broker en la región. Es posible que la presidencia española genere expectativas y ambiciones en exceso. Aun así, la realidad convierte estos deseos legítimos en imperiosa necesidad.

Un verano en Argel, un alma africana

Argel, muchas veces considerada como la ciudad blanca por excelencia, se ha dejado cortejar por sus numerosos visitantes. Así, la hermosa ciudad ha mirado sobre todo hacia el Norte, dentro de los límites de la cuenca mediterránea. Sin embargo, esta ciudad, punta de lanza de un inmenso país, mantiene a menudo sus pies arraigados en un África que continua siendo ese continente fabuloso, un continente de riquezas, de colores y de sonoridades diversas. Argel posee, sin duda, raíces africanas. El diuán de Sidi-B'lal, remoto ancestro de todos los gnauas de Argelia,...

Otros números
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del «Estado Islámico»
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo