n.29 El despertar árabe.

Editorial

Hasta 2011, los regímenes árabes vivían en un mundo de cartón-piedra, ficticio, con grados variables de despotismo sin ilustrar. En enero, la insurrección prendió en Túnez, luego en Egipto y se extendió a todo el norte de África, el golfo Pérsico, Siria y Líbano. Quizá los manifestantes norteafricanos hayan elegido el altísimo riesgo por carecer de alternativas. La Argelia de Abdelaziz Buteflika tiene un paro juvenil superior al 50%, sin subsidio. Libia es muy rica pero los libios se encuentran entre los ciudadanos más pobres del mundo. Al lado de esos países, Egipto cuenta con una sola pero verdadera institución, el ejército. Desde 1945 a 2011, ha controlado cada día la evolución de Egipto.

En 66 años, el estamento militar ha formado la red básica para el funcionamiento del país. Retirado Hosni Mubarak, por cierto en territorio nacional, en Sharm el Sheij, el ejército es ahora el árbitro de una transición que colme con las aspiraciones de la mayoría egipcia. Cuestiones más importantes: la presencia y la fuerza de una juventud pacífica, decidida, urbana, de clase media y laica, reunida en la plaza Tahrir y en todas las plazas Tahrir del país, conectada a través de la Red. Ellos han sido los vencedores, antes que los Hermanos Musulmanes, tan influyentes hace 20 años, tan borrosos hoy. Las escasas, por no decir nulas, menciones al problema israelopalestino, casi ausente de las reivindicaciones. Estos son algunos hechos de peso. Otros datos: a los cinco días de comenzar las manifestaciones, el ejército egipcio forzó la retirada de la policía, que había hecho más de dos centenares de muertos. Desde la llegada de los carros de combate, el clima es otro en las calles de las ciudades y los pueblos egipcios. Exactamente lo contrario ha sucedido en otros países: Yemen, Bahrein, Argelia y sobre todo Libia son ejemplo de violencia miserable.

El espectáculo de los ejércitos disparando contra hombres y mujeres desarmados es algo que revuelve el estómago. Gadafi sería sólo histriónico si él, y su hijo Saif el Islam, no hubieran anunciado la matanza, superior ya a 300 víctimas, con centenares de heridos graves o muy graves. Marruecos no es una excepción: sus problemas son antiguos y muchos acuciantes. Pero el sistema social y el reparto de la riqueza, tan desigual pero menos secreto que en Argelia, prestan un colchón de cierta resistencia. En los últimos 10 años, la monarquía de Mohamed VI ha emprendido algunas reformas, públicamente diseñadas y pactadas. Pero las manifestaciones del mes de febrero son un indicio de que la monarquía marroquí debe realizar cambios rápidos y profundos. La sociedad internacional ha funcionado durante los últimos 80 años en torno a dos tendencias: a favor o en contra de la Doctrina Estrada. Es decir, sobre el derecho a intervenir en los asuntos internos de otro Estado.

Un ministro de Asuntos Exteriores de México, Genaro Estrada, la formuló en 1930 para defender la soberanía estatal. Pero lo cierto es que un Estado soberano NO tiene derecho a perseguir con armas de fuego a sus ciudadanos desarmados. Esto es un crimen, no una política. Y por eso hay que reclamar, en el caso de Libia y en el de otros Estados árabes, la no-aplicación de la Doctrina Estrada. La Unión Europea ha dado, durante estos últimos meses, un escalofriante ejemplo de incapacidad. La carencia de liderazgo y de voluntad ha sido clamorosa. Liderazgo: Catherine Ashton es la cara opuesta de la firmeza y la resolución necesarias para poner en marcha un plan, dotado de fechas, alternativas, medios humanos y materiales. Voluntad: un plan se acuerda para ser aplicado. Puede ir desde la respuesta armada contra la barbarie de Gadafi hasta las sanciones económicas inmediatas y eficaces.

Pasando por decenas de medidas, incluidas energéticas. Lo que es penoso es la sensación de duda, miedo y prevención ofrecida por Europa. En su doble versión, diplomática y defensiva, la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad debía haber cursado, en enero, varias resoluciones de inmediato cumplimiento. Los países europeos no han dado buen ejemplo. Es revelador su silencio y titubeos ante el dictador que rehabilitaron recientemente para la escena internacional por motivos económicos.

La revolución árabe: una transición bajo ‘parole’

Cuando la revolución se pone en marcha, escribía Henry Kissinger en 1954 en su tesis doctoral sobre el Congreso de Viena (A world Restored: Metternich, Castlereagh and the problems of Peace 1812-1822) lo importante es colocarse a su cabeza. Metternich, de quien Kissinger tomaba prestada la frase, se refería a un tipo especial de desorden entre los Estados; pero tanto si es entre Estados como entre gobernantes y gobernados, lo propio de una revolución es crear un orden nuevo o restaurar uno que había sido alterado. Algunos medios de comunicación y algunos polít...

Otros números
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del «Estado Islámico»
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo