Co-edition with Estudios de Política Exterior
Publicaciones

IEMed Mediterranean Yearbook 2022

Adrià Rivera Escartin
Investigador predoctoral del Institut Barcelona d’Estudis Internacionals (IBEI)
IEMed Mediterranean Yearbook 2022.
Instituto Europeo del Mediterráneo,
Barcelona, 2022. 518 pág.

Las crisis son situaciones difíciles que comportan cambios bruscos y profundos en la sociedad y la política y, en principio, se definen en contraposición a un tiempo marcado por el hábito y la continuidad. Sin embargo, en el Mediterráneo, la crisis es nuestra normalidad y resulta muy tentador afirmar que la única constante en la región es la certeza de la continua inestabilidad. El IEMed Mediterranean Yearbook pone de manifiesto la futilidad de las definiciones de diccionario y, otro año más, sus autores mapean con brillantez y concisión las diferentes dinámicas que afectan a la región. Así pues, la edición del fin de la pandemia se ha convertido en la de la guerra en Ucrania. No hay respiro. Si esto es cierto para el Norte del Mediterráneo, aún lo es más para el Sur, donde a los conflictos enquistados (Sáhara Occidental, Israel-Palestina, Libia, Siria…) se suman nuevas dinámicas desestabilizadoras. En el Sur, destaca la preocupación por la seguridad alimentaria en el actual contexto inflacionario y de dependencia del cereal de Ucrania. En cuanto al Norte, se pone el foco en la seguridad energética, el auge de la extrema derecha y la necesidad de dar voz propia a la Unión Europea en un momento de redefinición del orden internacional. Todo esto sin olvidar los casos de estudio: fin de la democracia en Túnez, pauperización de la clase media libanesa, tensión entre Marruecos y Argelia… una larga lista de temas, a la que también hay que añadir los análisis sectoriales. Entre ellos destacan los capítulos dedicados a las diferentes facetas del cambio climático. Resulta obvio que esta ya no es una amenaza lejana dibujada en informes científicos. Las consecuencias del cambio climático son palpables para el ciudadano de a pie en todo el Mediterráneo, ya sea en forma de incendios cada vez más virulentos o de lluvias escasas y potencialmente destructivas.

El IEMed Mediterranean Yearbook, por su forma de compendio, requiere de un gran esfuerzo de edición, de coordinación de autores, de recopilación de datos… A este trabajo se añade la construcción de un relato unificador que dé sentido al conjunto de los textos que, por otro lado, han de poder leerse de forma autónoma. La naturaleza de este tipo de obra colectiva podría hacer que el resultado, en su totalidad, sufriera de una falta de coherencia. Sin embargo, este no es el caso. Las temáticas son diferentes y los enfoques variados, pero a lo largo del IEMed Mediterranean Yearbook podemos seguir un mismo hilo conductor basado en la idea de cambio, restructuración y renegociación de las relaciones entre Estados y entre sociedad y Estado en la región. De esta forma, el IEMed Mediterranean Yearbook se erige otra vez como una obra de referencia para tomar el pulso a la política y la sociedad en el Mediterráneo.

El lector encontrará primero la sección “Claves”, que nos ayuda a identificar lo más relevante del año: alianzas cambiantes, energía y transición energética, y el futuro de la política en una región crecientemente fragmentada. Sigue el “Dosier” sobre políticas sociales, que hace especial énfasis en el impacto de la pandemia. Por último, la sección “Panorama” presenta un estado de la cuestión por país y sector, incluyendo seguridad, economía, territorio, cultura y sociedad.

Finalmente, es necesario avisar que la lectura del IEMed Mediterranean Yearbook puede dejarnos con una sensación de tristeza o desazón. Hoy parece que la región se defina más por los “challenges”, por no decir problemas, que por las “opportunities”: soluciones basadas en aquellos valores, instituciones e identidades compartidas que perseguía potenciar el Proceso de Barcelona. En este sentido dos preguntas sobrevuelan muchos de los textos. ¿Por qué la respuesta a la invasión rusa de Ucrania ha sido tan taimada en muchos Estados árabes?; y ¿por qué una parte importante de la ciudadanía árabe simpatiza con Rusia? La búsqueda de un relato unificador en el Mediterráneo, que impulse la cooperación y las soluciones a las problemáticas comunes ha chocado con esta realidad. Quizás, de forma injusta o no, ahora toda Europa paga el precio de la invasión de Irak y de la intervención en Libia fuera de los límites marcados por el Consejo de Seguridad. Quizás en el pasado la cooperación euromediterránea se focalizase de forma desproporcionada en las necesidades del Norte y no tanto en las del Sur. Por otro lado, el IEMed Mediterranean Yearbook pone en evidencia que la guerra en Ucrania puede tener consecuencias más serias e imprevisibles para las sociedades y para la estabilidad de los regímenes del Sur del Mediterráneo que para el Norte. Las revueltas del pan han sacudido la región en el pasado, y el precario contrato social de los Estados no democráticos, estabilidad a cambio de bienestar, puede que no resista el embate del auge de los precios derivado del conflicto. A esto se suman dinámicas estructurales de tipo demográfico, económico y climático. Como en 2011, parte de la juventud árabe vuelve a encontrarse delante de la dicotomía entre éxodo o revuelta. Por suerte, continúa siendo cierto aquello que cantaba Moustaki, judío griego de Alejandría. Aunque pinten bastos, en el Mediterráneo siempre nos queda el consuelo de un bello verano que no teme el otoño.

Publicaciones

Other issues