Editorial

La retirada estadounidense de Afganistán ha marcado para muchos el fin de una era, la de la “pax americana”, la del intervencionismo estadounidense. Más allá de los debates en torno a las consecuencias del regreso al poder de los talibanes, la realidad es que Oriente Medio es cada vez menos Oriente y más Asia Occidental. Aunque parezca una cuestión meramente terminológica, esta tendencia a una nueva denominación de la región que, tradicionalmente, más ha centrifugado intereses europeos y estadounidenses refleja una deriva, una “asianización” del antiguo Oriente Medio.

Ante el vacío que deja Estados Unidos en Afganistán –y el que dejará cuando decida retirarse totalmente de Irak o de Siria–, otros actores globales aprovechan la ventana de oportunidad que se les presenta. China emerge como una alternativa pragmática, resuelta y bienvenida para aquellos regímenes poco dados a la democratización. Rusia, por su parte, juega sus cartas en varias mesas, siendo la apuesta de su vecindario inmediato –Ucrania, por ejemplo– más clara que la de los confines del Mediterráneo, donde ya se ha asegurado cierta posición con su baza siria. Bashar al Assad está empezando a ser “normalizado” entre sus vecinos árabes, porque de algún mal hay que morir y el régimen sirio parece el menor de todos ellos a ojos del pragmatismo regional y occidental –especialmente cuando los sectores democráticos del país han sido exterminados o forzados al exilio. China, Rusia e Irán han ganado la partida siria, y Estados Unidos y Europa no asienten, pero consienten una realidad política que si bien les incomoda, no han logrado evitar.

Es precisamente Irán la clave por donde pasa el futuro de Oriente Medio. En Siria, en Yemen y también en Irak, que cae cada vez más del lado iraní. Así lo demostraron los resultados de las últimas elecciones con la posición de fuerza de Muqtada al Sadr, a pesar del hastío que demuestra la población iraquí ante tanto dominio exterior, primero de Estados Unidos y luego, desde la sombra, de Irán. Por otra parte, la tímida distensión con Arabia Saudí, que a su vez distiende con Catar, refleja un cierto replanteamiento, o como mínimo una détente, de la estrategia agresiva del eje saudí-emiratí. Irán es la contraparte a la que no se ha logrado vencer desde los despachos de Riad y Abu Dabi, que a su vez inicia un reencuentro con Turquía. Veremos si esa incipiente reconciliación tiene efectos positivos en otros terrenos como Libia, donde ambos países han jugado en campos contrarios.

Está por ver qué nos deparan las conversaciones entre el P4+1 (y Estados Unidos desde el otro lado de la calle), respecto al acuerdo nuclear con Irán, el JCPOA. Las expectativas son bajas, especialmente ante el liderazgo iraní de Ebrahim Raisi, que capitalizó políticamente el descarrilamiento del acuerdo con la retirada estadounidense decidida por Donald Trump. Irán está en el centro de la ecuación, y mucho de lo que se juega en el Mediterráneo hoy acabará pasando, en un momento u otro, por Teherán.

Mientras, desde Europa seguimos mirando hacia otro lado, no solo porque Oriente Medio se aleja inexorablemente hacia Asia, sino porque hemos perdido capacidad de influencia, o interés por tenerla. El ejemplo más paradigmático es Túnez. La que ha sido en la última década la esperanza democrática en la orilla sur, ha sufrido este último año un revés peligroso. El golpe del presidente Kais Said pone en riesgo el proceso de transición tunecino, y la incertidumbre política se suma a la grave crisis económica y sanitaria que ha sufrido el país. Y es que la pandemia no ha perdonado a nadie, y menos a los Estados más débiles.

Las realidades biopolíticas se imponen con nuevas variantes y picos de contagio. Según la Organización Mundial de la Salud, el G7 solo ha donado un 15% de las dosis de vacunas prometidas a los países con menos recursos. Es el fruto de la asimetría global de la vacunación. Para no desfallecer, habrá que pensar que quizás en 2022 algunos de los actores regionales continuarán el proceso de desescalada y, en un acto de responsabilidad, las potencias globales decidirán no mirar hacia otro lado.

Consecuencias para Europa de la ruptura entre Argelia y Marruecos

Karima Benabdallah

En sus relaciones con los vecinos del Sur, la Unión Europea (UE) se ha mostrado negligente, al concentrarse en los aspectos económicos en detrimento de otras cuestiones que plantean amenazas diversas y tensionan el conjunto del Mediterráneo. Su incapacidad para aplicar una política exterior coherente hacia la región, sobre todo en lo referente al Sáhara Occidental, la gobernanza y el respeto a las libertades individuales, ha contribuido a aumentar la inestabilidad en esta zona, sin rebajar el resto de las amenazas que sobre ella pesan. Sin embargo, so...

La interseccionalidad de los agravios en Afganistán

Clara Vila y Maisara Sassi

La gravedad de la situación en Afganistán ha sacudido todos los aspectos de la vida, por lo que resulta oportuno reflexionar sobre las cuestiones relativas al sufrimiento desproporcionado de los grupos más vulnerables, el papel de la sociedad civil afgana para abordar estos agravios, los canales de desobediencia civil y la solidaridad internacional. Con el propósito de obtener una perspectiva endógena sobre estos asuntos, AFKAR/IDEAS ha tenido la oportunidad de hablar con dos activistas afganas de la organización Women for Afghan Women (WAW),...

El coste económico de la no integración del Magreb

Zied Saadaoul

La creación de un bloque económico regional magrebí alimenta desde hace tiempo las esperanzas de la población y la sociedad civil del Magreb. En el plano político, las diversas iniciativas puestas en marcha desde hace más de 30 años no han logrado impulsar la integración económica de los países del Magreb ni crear un bloque regional fuerte y coherente. Sin embargo, la lengua, la religión y las costumbres y tradiciones compartidas por los pueblos magrebíes ofrecen condiciones extraordinariamente favorables para la integración. Una ventaja de la que otros bloques regionales, como la Unión Europea, Mercosur (América Latina) y la ASEAN (sudeste asiático), solo se han beneficiado relativamente. Este artículo soslaya las cuestiones políticas que continúan impidiendo la aparición de un bloque magrebí, y se centra en las complejidades institucionales y económicas que perpetúan la decepcionante “no integración” del Magreb.   El alcance de los...

Llegir més

Clima y refugiados

Etienne Piguet

El riesgo de desplazamientos de población masivos ligados al cambio climático se menciona en los primeros informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), pero podemos datar exactamente en 2007 la amplia sensibilización sobre este tema, coincidiendo con la publicación de su cuarta edición. En su influyente informe La economía del cambio climático, Nicholas Stern señala que “la escasez de recursos cada vez más grave, la desertificación, los riesgos de sequía e inundaciones y un aumento del nivel del mar podrían empujar a millones de personas a emigrar”. Varias ONG publicaron ese mismo año informes preocupantes, y lo mismo hicieron los círculos militares. En Estados Unidos, el Centro de Estudios Navales, una ONG formada por exgenerales, sitúa los movimientos de solicitantes de asilo y refugiados que huyen de las catástrofes climáticas en un puesto destacado entre los peligros futuros para...

Llegir més

El nacimiento de las ciudades regionales

Las políticas euromediterráneas se han centrado básicamente en las relaciones geopolíticas entre la Unión Europea (UE) y los Estados a través de programas europeos multinivel de gobernanza y política de vecindad llenos de condiciones y multilateralismo. Las ciudades son potencialmente más sensibles a los retos humanitarios, están política y socialmente mucho más cerca de la gente y son más pragmáticas en lo que se refiere a procesos de diagnóstico y adopción de medidas para la resolución de problemas. Este enfoque basado en la ciudad para el apoyo a la migración en el Mediterráneo se justifica actualmente desde un punto de vista contextual: en la orilla norte de la cuenca mediterránea, las ciudades se están convirtiendo en nuevos agentes e interlocutores en el seno de la Unión Europea en relación con los desafíos de la movilidad humana, las políticas de integración y la gestión de la diversidad; en la orilla sur se acepta de manera generali...

Llegir més
Altres números
afkar/ideas
Túnez: ¿democracia o autoritarismo?
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del “Estado Islámico”
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
Políticas migratorias / Relaciones euromediterráneas, una visión del Sur
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Imames en Europa / Desarrollo económico integrado en Magreb / Oriente Próximo
afkar/ideas
Un Magreb sin fronteras
afkar/ideas
Inmigración africana: Europa busca soluciones / El Magreb revisa su pasado / Modelos de desarrollo económico
afkar/ideas
Educación en el Mediterráneo / Seísmo en Oriente Próximo
afkar/ideas
Nuevos medios de comunicación árabes / Resultados de la Cumbre Euromediterránea / Alianza de civilizaciones
afkar/ideas
Mujeres en el mundo árabe / Regiones en el Magreb
afkar/ideas
Rodríguez Zapatero: En noviembre 2005 Barcelona significará más y mejor partenariado / El Magreb emergente / ¿Primavera árabe?
afkar/ideas
Berberes hoy / Barcelona + 10 / Bush, nuevo mandato
afkar/ideas
Iniciativas para el Sahara / Reformas educativas en el Magreb
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo
afkar/ideas
5+5