n.38 La tragedia de los refugiados sirios

Editorial

La espiral de violencia del conflicto sirio recuerda el descenso de Dante al infierno y su paso por los nueve círculos, cada uno más terrible que el anterior. La población siria vivía en el infierno de la tiranía, sometida a un régimen que ha cultivado el miedo y la desconfianza como herramienta de control y que ha dosificado avariciosamente la libertad de su pueblo durante décadas. Gracias a los vientos de cambio que soplaban desde el Occidente árabe, la revolución se extendió por todo el territorio. Todo parecía posible, incluso una cierta apertura hacia la democracia. El segundo círculo infernal se hizo evidente cuando el régimen recurrió a la represión contra las protestas pacíficas, a los francotiradores, las milicias que eliminaban indiscriminadamente a civiles, la detención arbitraria, la tortura, la desaparición. Luego llegó el tercero, la militarización de la revuelta y la escalada bélica.

Era el círculo de la artillería pesada, los tanques, bombardeos aéreos, misiles scud, el fuego cruzado, las líneas del frente en constante movimiento, el desplazamiento masivo de población, sin saber si adonde llega será mañana un lugar seguro. Con el tiempo se hizo realidad la amenaza de la infiltración yihadista en el bando rebelde, el cuarto círculo infernal protagonizado por unos personajes con capacidad militar, con una ideología radical y un afán por imponer una visión de la sociedad y la religión ajena a la realidad siria. Junto con la intervención militar directa de actores externos como Hezbolá, se materializa el quinto círculo del terror, el de la sectarización, en virtud de la cual el combate por la libertad se interpreta como una lucha entre suníes y chiíes, reproduciendo una fractura regional que lleva décadas forjándose y que ha encontrado en Siria terreno fértil donde hacer explosión.

La caída a lo más profundo de ese infierno, el sexto círculo, va acompañada del fracaso de la oposición para forjar una coalición inclusiva y representativa de la población, cuya legitimidad no sea enteramente cuestionada. Las luchas intestinas por la hegemonía, el fracaso para hallar posiciones comunes se ha manifestado de nuevo en mayo en Estambul. Es la maldición de décadas de encapsulamiento y aislamiento de la oposición. Tal fractura ha servido para justificar la casi total inoperancia de la comunidad internacional. No solo eso, la intromisión de los actores regionales e internacionales, cuyo objetivo principal ha sido maximizar los réditos de la revolución a su favor, es el séptimo infierno que condena a la población siria a la guerra, a ser víctimas de un sistema de ayuda humanitaria insuficiente y de unos mecanismos de gestión de conflictos notoriamente ineficaces. La oficina del PNUD en las Naciones Unidas cree que se han rebasado los 94.000 muertos. Hay más de cuatro millones de niños que necesitan ayuda urgente, más de 1,6 millones de refugiados y 4,25 millones de desplazados.

Niños soldados, convertidos en escudos humanos, torturados, niñas casadas a la fuerza a cambio de dinero o seguridad, víctimas del hambre, de las epidemias que se agravan con el calor. Este es el octavo círculo infernal, el drama humano, cuyo futuro si no se actúa puede condenar a todo un pueblo al noveno y más brutal de los infiernos, el de la venganza y la barbarie permanente. A diferencia de la obra de Dante, en Siria no habrá purgatorio ni paraíso. Ni final feliz. El régimen de Bashar al Assad puede resistir, sus aliados le apuntalan sólidamente, y solo una acción internacional consensuada o un cambio drástico en las coordenadas regionales podrían modificar la evolución. La diplomacia internacional no logrará sentar a las partes si no resuelve antes el escollo de negociar con o sin Al Assad en el poder, y la oposición aun no ha decidido si acudir a la ya aplazada conferencia de Ginebra 2. Al Assad podría acabar gobernando un país inexistente, pero aun cuando sofoque la oposición militar, la revolución difícilmente desaparecerá.

Naciones Unidas ha emitido la mayor petición de fondos de su historia: 5.000 millones de dólares. Los países vecinos están al límite de su capacidad de asistencia. Mientras, contemplamos cómo el descenso a los infiernos se acelera y miramos hacia otro lado para evitar la incomodidad de preguntarnos si se podría hacer más.

El factor kurdo en el conflicto de Siria

En su afán de perpetuarse en el poder y acallar las voces que pedían su renuncia, en marzo de 2011 Bashar al Assad prometió una serie de reformas. Una de ellas era la concesión de la ciudadanía siria a 360.000 kurdos a los que el Partido Baaz nunca había reconocido durante sus 50 años de mandato. La alianza entre Damasco y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) durante la década de los ochenta y noventa con Hafez al Assad en la presidencia, se truncó en el año 2000 con la llegada de Bashar al poder y su acercamiento a Ankara. Desde aquel mo...

Reír en tiempos revueltos

George Orwell dijo: “cada chiste es una pequeña revolución”. No hay frase más clarificadora de lo que representa la sátira política, en boca de un referente de este campo literario por su célebre obra Rebelión en la granja. Dicho esto, se puede entender por qué las revoluciones árabes han ido acompañadas de un boom artístico en forma de sátira política. Sin embargo, nos equivocaríamos si pensáramos que este es un fenómeno nuevo. La sátira política existe desde que hay políticos o estructuras de poder de las que poderse burlar, y en el mundo ár...

Altres números
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del “Estado Islámico”
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo