n.40 Irán, última gran oportunidad

Editorial

Tras medio siglo de letargo político, las certezas que solían imponerse en los análisis sobre el Norte de África y Oriente Medio se han difuminado desde que estallaran, a finales de 2010, las primeras protestas en Túnez. Ahora todo parece imprevisible y posible. Como piezas de un engranaje, los países de la región experimentan mutaciones conectadas. Sin revolución tunecina no habría egipcia y, sin estas, ni libia, ni yemení, ni represión en Bahréin, ni guerra en Siria. El cambio político iraní con la elección de Hasan Rohaní quizás no hubiera sido posible sin la presión de los movimientos populares en los países vecinos y sin el hartazgo de la población iraní, cada vez más asfixiada por la rigidez del régimen de los ayatolás y por la economía de sanciones.

Sin un Oriente Próximo al borde del caos y sin el acuerdo ruso-americano para la destrucción del arsenal químico sirio no hubiera sido posible el acercamiento hacia Irán. En ambos casos, la diplomacia se ha impuesto sobre las opciones bélicas, cosa que proporciona algo de oxígeno al denso ambiente de la región. El acuerdo de Ginebra no resuelve el contencioso nuclear, pero sienta las bases para que, confianza y respeto mediante, se pueda lograr un verdadero acuerdo y se abra la puerta a que otros muros infranqueables puedan ser derribados. Ahora cabe esperar que el acuerdo definitivo responda a las expectativas –derecho a enriquecer limitado y garantizado su uso civil, levantamiento de sanciones, normalización de las relaciones– y que las coordenadas geopolíticas pasen de ser una amenaza a una oportunidad. En un contexto marcado por una renovada triple “guerra fría” –entre Estados Unidos y Rusia sobre territorio sirio; entre Arabia Saudí e Irán, con la agudizada rivalidad entre suníes y chiíes; y entre Arabia Saudí y Qatar, actores rivales en su proyección hacia el mundo árabe y suní–, la reinserción de Irán en la comunidad internacional puede tener efectos sobre las alianzas tradicionales, los desafíos en materia de seguridad, los flujos comerciales y de energía o los conflictos enquistados.

Rusia y, en menor medida, China han pasado a ser actores emergentes en la zona. Moscú se presenta como mediador inevitable, en Siria, en Irán o incluso en Egipto, y evidencia que Estados Unidos no puede actuar como un llanero solitario que modele la región a su placer. Arabia Saudí ve como su relación especial con los americanos, forjada en los últimos tres decenios, se tambalea. Les unían intereses comunes (la seguridad, el petróleo, la contención de Irán) y ahora teme que el acuerdo con Irán ponga en peligro la arquitectura de seguridad regional formulada por los saudíes y respaldada por su patrón occidental. Israel, por su parte, no tiene otra alternativa que evitar el aislamiento tratando de influir en la negociación final (número de centrifugadoras, porcentaje de enriquecimiento, futuro del reactor de Arak). Neutralizada la amenaza iraní, Estados Unidos tendrá más elementos para presionar a Israel y negociar así un acuerdo con los palestinos, marcado como objetivo personal del secretario de Estado, John Kerry.

Tener a Irán de su parte podría contribuir positivamente a la contención de Hezbolá, tanto en su flanco palestino como libanés y sirio, a la negociación sobre Siria prevista para enero de 2014, a la estabilización de Líbano, Irak e incluso Afganistán, y a una nueva página en las relaciones de Irán con los países del Golfo. ¿Es el acuerdo de Ginebra un hito histórico? Quizá sí, por lo que representa en el gran debate nuclear y por la potencial reconfiguración de la geopolítica regional. No olvidemos que la Unión Europea, a través de su alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, ha demostrado su capacidad de ejercer ese ansiado papel de “negociador honrado” que tanto se echaba en falta en la región. Ashton se ha revelado como una negociadora experta, hábil y útil, y su presencia en Ginebra, en Kiev o en El Cairo puede devolver a Europa al lugar que debería ocupar en el tablero mundial. Puede que el edificio de lo posible acabe derrumbándose por la fatalidad de los acontecimientos: pero la magnitud de las oportunidades obliga a negociadores, líderes y actores a actuar con responsabilidad y aprovechar las puertas que se abren en Ginebra.

Túnez: la sociedad se desangra

Cuando circulamos hoy día por las calles de Túnez, la impresión general es que los tunecinos están deprimidos y que la inestabilidad política les agota. Las enormes expectativas del 14 de enero de 2011, los meses de euforia revolucionaria tras la huida del dictador Zine el Abidine Ben Ali a Arabia Saudí y las primeras elecciones democráticas del 23 de octubre de 2011 han dado paso a la decepción ya que los políticos no se han adaptado a las demandas que el pueblo coreaba contra el régimen del dictador derrocado: Trabajo, Libertad y Dignidad. Casi tres a...

‘Boom’ editorial tras las revueltas

Los cambios que están experimentando las sociedades árabes ya pueden definirse como profundos y determinantes. No hay duda de la magnitud histórica que solo el tiempo pondrá en su justo lugar, ni se discute el alcance a corto y medio plazo de sus consecuencias, pero la miopía reconocida por los observadores occidentales intenta suplirse ahora con una fiebre de publicaciones y con recopilaciones de información que ocupan desde hace más de un año lugares destacados entre las novedades de las librerías. En el mundo árabe esto también ocurre, aunque autores co...

Altres números
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del “Estado Islámico”
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo