n.21 ¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb

Editorial

La elección del 10 de febrero en Israel ha dado resultados más que confusos. Muy inclinados, ya se preveía, hacia la derecha dura. Pero el esperado vencedor, Benjamín Netanyahu (27 escaños), cabeza del Likud, resultó derrotado por Tzipi Livni (28), de Kadima. Hoy el Likud no es el extremo de la derecha del Knesset. La tercera formación es la del ultraderechista Avigdor Lieberman, con 15 diputados. El laborismo, que encabezó Ben Gurión en 1949, queda detrás, con 13. De acuerdo con la legislación primaria (Israel carece formalmente de Constitución), el líder de la segunda formación más votada recibe el título de jefe de la oposición. Al rechazar la coalición con Netanyahu, Livni ganó ese nombramiento. Siria seguirá siendo la primera preocupación, no sólo para Israel: también para Estados Unidos y la UE.

Cisjordania pasa después, mientras Gaza es una franja meridional vecina de Egipto. Los cohetes de Hamás han reforzado a la extrema derecha israelí en los últimos 10 años, quizá de acuerdo con las aspiraciones de Hamás. La cuestión central es la puesta en marcha del Estado palestino, hoy mucho más lejana que antes de las elecciones. Para Netanyahu, esa es una fórmula teórica, discutible. Por el contrario, Livni y Olmert pelearon a favor de que Palestina, convertida en Estado, era la única posibilidad de que Israel halle algún día la paz. Falta por saber si a la derecha dura israelí, hoy dueña de 65 escaños sobre 120, le interesa ese término, paz, aunque sólo sea como orientación lejana. Netanyahu no quiere ser visto en América ni en Europa como el líder de la ultraderecha israelí. Quiere mantener una cierta idea de Israel en el mundo. Idea que sólo preocupa instrumentalmente a Lieberman, enemigo radical del principio de los dos Estados. Al escribir estas líneas, Netanyahu aún no ha formado gobierno. Quiere forzar a EE UU contra Irán. Israel bombardeó en 1981 las instalaciones de un futuro reactor nuclear en Irak.

Creyó que ese ataque le llevaría a una gran guerra: y lo hizo. Netanyahu se ha comprometido en la campaña: Irán no tendrá fuerza nuclear. Le urge plantear a Obama el enfrentamiento militar: su mandato, dirá, será juzgado, ante todo, por su fortaleza o debilidad ante Irán. Israel sufre un problema acuciante de falta de liderazgo. Netanyahu podrá siempre amenazar a Lieberman y a sus aliados con una nueva coalición, Likud, Kadima y Laboristas (68 escaños). Entre tanto el líder del Likud fingirá tener una verdadera política – “debemos mejorar la situación económica de los palestinos…”. Mientras, reforzará los asentamientos de Jerusalén-Este y de la zona entre la capital y Belén. En su etapa de gobierno, Bibi fue eficaz, opaco y sumamente impopular. Pero logró evitar el desasosiego social durante aquellos tres años, 1996-99. Meses antes del 10 de febrero, nadie dudaba de su triunfo. El éxito de Livni ha sido para él una derrota personal. El jefe del Estado, Shimon Peres hubo de encargarle, sin embargo, formar gobierno. Netanyahu llevará pronto un mes dedicado a la tarea.

Livni no ha querido estar en esa coalición a pesar de la insistencia del anterior ministro de Defensa, Ehud Barack, en mantenerse en el puesto. Toda previsión es hoy demasiado arriesgada. EE UU será probablemente duro en su negociación con Israel. La nueva secretaria de Estado, Hillary Clinton, es pro-israelí, pero Obama ha sabido tomar distancia: se comportará, seguro, como lo que es, único líder mundial, todavía hoy. Nadie tiene derecho a prever un puenteo de Clinton, emparedada entre el presidente y el enviado a Oriente Medio, George Mitchell. Pero hay espíritus que flotan en el aire. La UE es un aliado indispensable de EE UU: Javier Solana, Alto Representante de la Unión, negoció durante meses y años con Mahmud Ahmadineyad. Acompañó luego a los ministros de Exteriores francés, británico y alemán: los cuatro europeos frenaron en seco muchas aspiraciones iraníes. Se dice que la negociación fracasó al final, en 2008, pero no es así. Algo, sin embargo, está claro: sólo Washington tiene hoy poder para ir a una negociación cara a cara entre iraníes y occidentales.

Las Naciones Unidas prestarán su respaldo legitimador al proceso. Rusia, miembro del Cuarteto, con EE UU, UE y ONU, es un apoyo indispensable. Estados Unidos logró a finales del siglo pasado sacar a Egipto de la órbita de influencia de Rusia. Pero Siria sigue disponiendo hoy de cohetes y misiles, made in Russia, de variable alcance.

Mujeres en situación de conflicto

Este artículo otorga la palabra a las mujeres en situación de conflicto o de peligro en el Mediterráneo: a las libanesas en tiempos de guerra y a las jóvenes kurdas de Turquía. Habla también del papel determinante que desempeñaron las mujeres en la ola de protestas que sacudió Egipto en 2006. Una serie de entrevistas realizadas con el apoyo de la Fundación Anna Lindh. Las mujeres libanesas en primera línea en tiempos de guerra Si las mujeres participaran plenamente en los procesos de paz, se facilitarían el mantenimiento y la promoción de la paz y...

Autres numéros
afkar/ideas
Le Sahel, l’autre frontière de l’Europe
afkar/ideas
Pandémie et Autoritarisme
afkar/ideas
Nouveau bras de fer de la rue
afkar/ideas
Migrants dans les pays arabes
afkar/ideas
Facteurs de changement en Algérie
afkar/ideas
Processus et lieux de radicalisation
afkar/ideas
Sexualité et changement social
afkar/ideas
Le futur d’Israël et Palestine
afkar/ideas
Camps de réfugiés, une question en attente
afkar/ideas
Journalisme et guerre
afkar/ideas
La Syrie : l’art et la guerre
afkar/ideas
Minorités et frontières dans le monde arabe
afkar/ideas
Où va la Turquie ?
afkar/ideas
Musulmans d’Europe
afkar/ideas
Arabie saoudite: nouveau roi, nouvel ordre
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Chaos croissant en Libye
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del « Estado Islámico »
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo