n.34 Egipto, transición confusa

Editorial

El 25 de junio de 2012, el candidato islamista Mohamed Morsi fue declarado vencedor de las elecciones presidenciales egipcias. Por primera vez el país tendrá un presidente de la República no militar, y por primera vez los Hermanos Musulmanes, el movimiento político islamista nacido en 1928, accederá al máximo puesto de responsabilidad y representación política en un país árabe. Su victoria, con el 52 por cien de los sufragios y 933.000 votos más que su oponente Ahmed Shafiq, representa un paso adelante en la difícil y tortuosa transición democrática egipcia; un hito en la historia política árabe.

Sin embargo, aunque la democracia ha ganado y los ciudadanos egipcios van a tener el candidato que han escogido en unas elecciones abiertas, no todo son buenas noticias en el país más poblado del norte de África. La primera mala noticia es que los resultados electorales llegaron tres días después de lo previsto entre rumores de resultados “negociados”, de fraude electoral y de preocupadas advertencias internacionales. Los Hermanos Musulmanes movilizaron a sus seguidores y llenaron la plaza Tahrir.

El ejército consideró estas manifestaciones como una coacción inaceptable. La segunda es que la revolución no ha ganado las elecciones ni podía ganarlas. Ninguno de los dos candidatos de la segunda vuelta apoyó la revolución en las determinantes semanas que precedieron a la salida de Mubarak. Los Hermanos Musulmanes se subieron al tren revolucionario el 28 de enero de 2011, cuando su empuje era ya infrenable y la situación del rais insostenible. El Movimiento 6 de Abril, uno de los auténticos impulsores de la revolución, nunca tuvo un líder y el único punto de su programa era la salida del dictador. En 18 meses no ha sido capaz de constituir un movimiento político coherente para presentarse a unas elecciones con posibilidades de éxito. La tercera mala noticia es que el ejército sigue y quiere seguir al mando.

Días antes, enfrentados a la más que probable victoria de Morsi, el Tribunal Constitucional hacía pública la sentencia sobre la disolución de las dos cámaras legislativas. Ello permitía a los militares emitir una nueva declaración constitucional que les otorgaba amplios poderes. En efecto, el 14 de junio, el Alto Tribunal Constitucional declaró ilegales las elecciones legislativas celebradas a finales de 2011 y comienzos de 2012. El Parlamento, con una aplastante mayoría islamista, quedaba disuelto por jueces nombrados por Mubarak. Tres días después, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF en sus siglas en inglés), corregía su propia declaración constitucional para arrogarse nuevas prerrogativas y competencias. Entre ellas, la continuidad del mariscal Al Tantawi al frente del SCAF, evitando así que el nuevo presidente de la República elegido por las urnas dirija el más alto organismo del ejército. Además, se otorga la posibilidad de nombrar una Asamblea Constituyente y la opción de recurrir artículos de la nueva Constitución que vayan en contra de los principios revolucionarios o de previas constituciones.

Es decir, en la práctica, se otorga la facultad de impedir que la carta magna consagre toda deriva islamista o todo intento de control civil del ejército. La prensa internacional tildaba estas medidas de golpe de Estado “soft”. Después de más de año y medio, las fuerzas políticas y fácticas del país siguen sin ponerse de acuerdo sobre una hoja de ruta para la transición democrática. Contrariamente a lo que sucede en Túnez, la transición egipcia no ha sido capaz de elaborar un calendario. La lucha por el poder se desarrolla sin que las reglas del juego ni los plazos para fijarlas se hayan acordado.

Los Hermanos tienen en sus manos la más alta magistratura del Estado; constituyen, a partir de ahora, un auténtico contrapoder frente a las fuerzas armadas, pero la Constitución está por redactar y los poderes del presidente frente al legislativo, al judicial y al ejército están por delimitar. En las próximas semanas el ejército y la Hermandad deberán ponerse de acuerdo sobre quién y cómo elegir una Asamblea Constitucional. Es la siguiente batalla política de la que el campo revolucionario parece excluido. Egipto vuelve a la casilla de salida de una transición titubeante.

Sismógrafos inaudibles de sociedades cambiantes

Louis Ferdinand Céline los denomina “los perros nobles”. Se refiere a esas criaturas robustas que tiran de los trineos en el Polo Norte, las únicas capaces de oler a 20 leguas una zanja oculta bajo la superficie glacial aparentemente dura y plana. Por su parte, Edgar Morin habla de “topos” (no en el sentido de agentes secretos), tan enclavados en el propio suelo que notan las sacudidas, apenas perceptibles, sordas, que se producen a lo lejos. Estas metáforas animales subrayan la hipersensibilidad de unos seres que sienten la insidia en la distancia, intuit...

Autres numéros
afkar/ideas
Le Sahel, l’autre frontière de l’Europe
afkar/ideas
Pandémie et Autoritarisme
afkar/ideas
Nouveau bras de fer de la rue
afkar/ideas
Migrants dans les pays arabes
afkar/ideas
Facteurs de changement en Algérie
afkar/ideas
Processus et lieux de radicalisation
afkar/ideas
Sexualité et changement social
afkar/ideas
Le futur d’Israël et Palestine
afkar/ideas
Camps de réfugiés, une question en attente
afkar/ideas
Journalisme et guerre
afkar/ideas
La Syrie : l’art et la guerre
afkar/ideas
Minorités et frontières dans le monde arabe
afkar/ideas
Où va la Turquie ?
afkar/ideas
Musulmans d’Europe
afkar/ideas
Arabie saoudite: nouveau roi, nouvel ordre
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Chaos croissant en Libye
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del « Estado Islámico »
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo