n.43 Contra el terrorismo del "Estado Islámico"

Editorial

En la cuarta semana de septiembre, Estados Unidos decide bombardear las bases del Estado Islámico (EI) en Siria. Antes, con Francia, ha bombardeado las bases del EI en Irak. La política de los aliados y de la OTAN se centraba en salir de Afganistán; negociar el proyecto nuclear de Irán; y en no perder totalmente el control de Siria. Entre tanto el África mediterránea avanzaba, algo, en estabilidad democrática. Pero en 2014 la situación cambia. Dos hechos graves, previsibles pero no previstos: la invasión de Crimea en marzo y la aparición, en Irak y Siria, del nuevo terrorismo yihadista en agosto. Este número recoge algunas colaboraciones sobre el origen y alcance de la nueva amenaza terrorista.

El presidente Barack Obama ha anunciado que se empleará a fondo contra ella. Obama volvía a Washington tras la cumbre de la OTAN en Gales, el 4 y 5 de septiembre, para buscar el apoyo de sus aliados árabes y europeos mientras preparaba su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas. El 23 de septiembre se abre un nuevo frente, el sirio, con apoyo de la aviación saudí y de Emiratos, Jordania, Bahréin y Qatar. Los ataques aéreos cuentan con el conocimiento del gobierno sirio. En Gales, hemos escrito, la OTAN buscaba un acuerdo para salir de Afganistán, cuando vio su escenario invadido por Ucrania y Crimea de un lado, y el terrorismo en Irak y Siria de otro. Esta primavera, el EI reunía a 3.000 militantes: ahora supera, al parecer, los 50.000. Arabia Saudí acaba de definirlo como el peor enemigo del islam.

El departamento de Estado advierte sobre Jorasan y el Frente al Nusra, dos movimientos relativamente nuevos. Que el foco más grave esté hoy en Siria e Irak no evita el riesgo, verdaderamente grave, de contagio al resto de Oriente Medio y norte de África. La irrupción del EI ha sorprendido a todos, y hay un importante consenso sobre la necesidad de frenar su avance. Sin embargo, era fundamental contar con la participación de los países vecinos, árabes y musulmanes, en la coalición. De hecho, la participación árabe pone de relieve una lección aprendida por parte de Estados Unidos y Europa: las intervenciones en suelo extranjero suelen resultar, en muchos aspectos, contraproducentes. Los casos de Irak y Afganistán son ejemplos de ello. Además, los países vecinos son los primeros interesados en hacer frente a la amenaza terrorista mientras los ciudadanos musulmanes son las principales y más numerosas víctimas del salvajismo del Estado Islámico. Estados Unidos y Francia mantendrán sus ataques aéreos aunque no aporten tropas terrestres.

El ejército iraquí, los peshmergas kurdos y los rebeldes sirios, sin especificar cuáles, se unirán a los aliados árabes, británicos, alemanes y otros. Surgen claro está todas las dudas sobre sistemas de reclutamiento, fuentes de financiación, organización o foreign fighters, como hemos visto en Argelia, tras el asesinato del montañero francés Hervé Gourdel. El nuevo terrorismo yihadista, hemos dicho, supone un incalculable peligro por su organización, métodos de reclutamiento, financiación y sobre todo por su crueldad. Entre tanto el califato, una idea de hace 14 siglos, reaparece con una falsa pretensión de liderazgo de la comunidad de musulmanes. Al Qaeda queda en segundo plano, tras emerger el EI e inmediatamente el grupo Jorasan, aparecido en Siria en 2013.

La Estrategia Global Contraterrorista de Naciones Unidas no es una relación de buenos propósitos: es un esquema ultimado y fechado que debe entrar en acción tan pronto lo ordene la secretaría general de la Organización. Las intervenciones militares quizás sean necesarias para debilitar al EI, pero habrá que atacar también las causas que han permitido la expansión de esta organización: poner freno a las políticas sectarias que dividen a la población y buscar soluciones políticas, por la vía de la diplomacia y el diálogo, a los conflictos de la región. Mientras siga habiendo guerra, en Siria o en otras partes, el yihadismo seguirá encontrando terreno fértil en donde subsistir.

Siria, la destrucción sistemática del patrimonio

Ali Cheikhmous

Ya han pasado más de tres años y medio, y el patrimonio sirio sigue sufriendo. En Internet se difunden cientos de fotografías y vídeos; decenas de artículos e informes muestran el terrible grado de destrucción; se han organizado coloquios a escala nacional e internacional y se han tomado algunas medidas. Pero el patrimonio sirio se sigue destruyendo sistemáticamente a causa de esta guerra devastadora. Una simple comparación muestra que se ha superado la fase catastrófica que el patrimonio iraquí atravesó durante el embargo (1991-2003), y luego durante la i...

Altres números
afkar/ideas
Sahel, la otra frontera de Europa
afkar/ideas
Pandemia y autoritarismo
afkar/ideas
Nuevo pulso en la calle árabe
afkar/ideas
Migrantes en países árabes
afkar/ideas
Factores de cambio en Argelia
afkar/ideas
Procesos de radicalización: ¿dónde y cómo?
afkar/ideas
Sexualidad y cambio social
afkar/ideas
El futuro de Israel y Palestina
afkar/ideas
Campos de refugiados, la asignatura pendiente
afkar/ideas
Periodismo y guerra
afkar/ideas
Siria: arte y guerra
afkar/ideas
Minorías y fronteras en el mundo árabe
afkar/ideas
¿Hacia dónde va Turquía?
afkar/ideas
Musulmanes de Europa
afkar/ideas
Arabia Saudí: nuevo rey, nuevo orden
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Crece el caos en Líbia
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del “Estado Islámico”
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
Políticas migratorias / Relaciones euromediterráneas, una visión del Sur
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Imames en Europa / Desarrollo económico integrado en Magreb / Oriente Próximo
afkar/ideas
Un Magreb sin fronteras
afkar/ideas
Inmigración africana: Europa busca soluciones / El Magreb revisa su pasado / Modelos de desarrollo económico
afkar/ideas
Educación en el Mediterráneo / Seísmo en Oriente Próximo
afkar/ideas
Nuevos medios de comunicación árabes / Resultados de la Cumbre Euromediterránea / Alianza de civilizaciones
afkar/ideas
Mujeres en el mundo árabe / Regiones en el Magreb
afkar/ideas
Rodríguez Zapatero: En noviembre 2005 Barcelona significará más y mejor partenariado / El Magreb emergente / ¿Primavera árabe?
afkar/ideas
Berberes hoy / Barcelona + 10 / Bush, nuevo mandato
afkar/ideas
Iniciativas para el Sahara / Reformas educativas en el Magreb
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo
afkar/ideas
5+5