n.14 Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza

Editorial

Marruecos ha sido un socio comprometido con el Proceso de Barcelona. El acuerdo de asociación, en vigor desde marzo de 2000, se ha desarrollado de forma satisfactoria. Participa, además, en la nueva política europea de vecindad (PEV) desde su comienzo y cuenta con un Plan de Acción vigente desde 2005. Marruecos quiere más. Quiere pasar de país asociado a tener un estatuto avanzado con la Unión Europea. La idea, recogida por los gobiernos español, francés y portugués, con la implicación de la Comisión Europea, pretende avanzar hacia una progresiva integración de Marruecos en el área comunitaria, a la que por tradición y vocación ha estado vinculado. El reto consiste en colmar las aspiraciones de Marruecos y permitir el acercamiento a Europa al ritmo que cada país mediterráneo sea capaz de asumir.

¿Es la respuesta el planteamiento de un Euromed a distintas velocidades? La cuestión esencial es no reducir las expectativas, las ambiciones y la voluntad de cambio, de inserción de las sociedades del Sur, porque sus necesidades y prioridades difieren considerablemente, como también ocurre con sus niveles de desarrollo político y económico. Sería un error no rentabilizar las oportunidades que nos brindan los compromisos recíprocos de los Planes de Acción de la PEV, con sus nuevos ámbitos e instrumentos de cooperación, junto al nuevo impulso del Proceso de Barcelona. Marruecos puede convertirse en punta de lanza del proceso de reformas democráticas en el Magreb, que inspire y estimule a sus vecinos. Necesita apoyo político y financiero. En interés propio: quizá también de los europeos y de sus vecinos.

Hay muchos motivos que obligan a europeos y magrebíes a trabajar en estrecha cooperación, a ofrecer respuestas pactadas a problemas compartidos, a amenazas recurrentes que nos afectan a todos, Norte y Sur. Los últimos atentados en Marruecos y en Argelia evidencian que la amenaza terrorista se cierne sobre todos, globalmente, por encima de nuestro origen o nacionalidad, y se ceba en especial sobre las sociedades musulmanas. Es imprescindible contrarrestar las fuentes que alimentan los procesos de radicalización, promover un desarrollo económico y social que proporcione oportunidades de futuro, que mejore las condiciones de vida, trabajo, libertad y participación de nuestros vecinos del Sur. Las desigualdades económicas, las deficiencias de los servicios sociales, de la alfabetización y el acceso a la educación, así como el desempleo entre los jóvenes son factores que alimentan las filas de reclutamiento del terror. Combatir estos déficit contribuirá a vaciar de sentido los mensajes de los terroristas. La modernización institucional y de las mentalidades que debe implicar ese proceso contribuirá a que los ciudadanos magrebíes se sientan integrados en un proyecto de convivencia en sus propios países y en su relación con Europa.

La responsabilidad de la UE se halla pues en una cooperación reforzada que contribuya a evitar las tendencias involucionistas. Por el momento la aplicación de la PEV no goza del predicamento de los argelinos, a pesar de que valoran positivamente la asociación euromediterránea. El Plan de Acción de Túnez, a pesar de sus logros económicos y sociales, se ve ensombrecido por las dudas respecto a su capacidad de responder a las condiciones propuestas por el Plan para el avance del proceso de democratización. Con todo, la evolución del proyecto marroquí será importante como acicate del interés de sus vecinos magrebíes. El grado de implicación de la UE, y de todos sus Estados miembros, será también crucial para mostrar cómo Europa apuesta por el Magreb. El desarrollo del Mediterráneo es un compromiso y una necesidad de toda la UE, no solo negocio de unos.

La Comisión Europea anunció en marzo ayudas para Marruecos por valor de 657 millones de euros para el periodo 2007-2010. Este paquete financiero contribuye a visualizar el proyecto del estatuto avanzado como modelo para promover los procesos de reforma social y económica que requieren los socios mediterráneos. Veremos cómo evoluciona con la presidencia portuguesa de la UE, aunque su compromiso de priorizar las aspiraciones de Marruecos respecto al estatuto avanzado son motivo de optimismo. Se trata de profundizar en el proceso de construcción euromediterránea partiendo de mayores aspiraciones, de un elevado grado de compromiso de las partes y de una voluntad que sirva para enraizar el proceso democrático en las sociedades magrebíes.

En el corazón de Berbería: la ‘Kasbah’ del Tubkal

La kasbah es tanto una obra de la naturaleza como una colmena u hormiguero, en cierto sentido. Solo un pueblo como el bereber, que únicamente sabe de naturaleza, siempre en compañía del sol, las rocas, el desierto, podía crearlas tal como son; si resultan tan perfectas es, sobre todo por ese aire como de haberse hecho inconscientemente… tal como funciona el genio animal, o el genio humano. Sin embargo, tampoco podrían haberse generado de no ser por tan espléndida tradición constructora… Ahora bien: hay que reconocer que se trata de una creación ‘bá...

Autres numéros
afkar/ideas
Le Sahel, l’autre frontière de l’Europe
afkar/ideas
Pandémie et Autoritarisme
afkar/ideas
Nouveau bras de fer de la rue
afkar/ideas
Migrants dans les pays arabes
afkar/ideas
Facteurs de changement en Algérie
afkar/ideas
Processus et lieux de radicalisation
afkar/ideas
Sexualité et changement social
afkar/ideas
Le futur d’Israël et Palestine
afkar/ideas
Camps de réfugiés, une question en attente
afkar/ideas
Journalisme et guerre
afkar/ideas
La Syrie : l’art et la guerre
afkar/ideas
Minorités et frontières dans le monde arabe
afkar/ideas
Où va la Turquie ?
afkar/ideas
Musulmans d’Europe
afkar/ideas
Arabie saoudite: nouveau roi, nouvel ordre
afkar/ideas
Rusia avanza hacia el Mediterráneo
afkar/ideas
Chaos croissant en Libye
afkar/ideas
Guerra Fría en Oriente Medio
afkar/ideas
Lucha contra el terror
afkar/ideas
Contra el terrorismo del « Estado Islámico »
afkar/ideas
¿Qué hacer en Oriente Medio?
afkar/ideas
Nuevo jaque a la democracia
afkar/ideas
Gana el consenso democrático en Túnez; en Egipto se impone la autoridad
afkar/ideas
Irán, última gran oportunidad
afkar/ideas
Revolución, futuro incierto
afkar/ideas
La tragedia de los refugiados sirios
afkar/ideas
Revolución año II
afkar/ideas
Líderes emergentes en el mundo árabe
afkar/ideas
Jóvenes democracias
afkar/ideas
Egipto, transición confusa
afkar/ideas
¿Hasta cuándo Siria?
afkar/ideas
Tres victorias islamistas
afkar/ideas
Árabes año cero, nueva era constitucional
afkar/ideas
Sublevaciones árabes
afkar/ideas
El despertar árabe
afkar/ideas
Golfo arábigo
afkar/ideas
Revolución digital en el Mediterráneo
afkar/ideas
Israelíes y palestinos, 62 años después / Fondos soberanos: más allá del petróleo
afkar/ideas
Musulmanes de Europa / Energías limpias
afkar/ideas
Egipto busca su futuro / Semestre europeo
afkar/ideas
Desafíos a la seguridad / Fiebre electoral
afkar/ideas
Turquía-Unión Europea-EE UU ante Oriente Próximo / Energía en tiempos de crisis
afkar/ideas
¿Hacia dónde va el mundo musulmán? / Cómo resistir a la crisis en el Magreb
afkar/ideas
Obama: Estados Unidos –y el mundo– cambian / Banca islámica ante la crisis financiera
afkar/ideas
Europa reconsidera sus políticas de inmigración
afkar/ideas
Energía y carrera de armamentos: Argelia, Libia, Marruecos compiten en la región
afkar/ideas
China busca el Magreb / Marruecos frente a la globalización
afkar/ideas
Oleaje en el Mediterráneo
afkar/ideas
Al Qaeda amenaza al Magreb / Marruecos-Unión Europea, la relación avanza
afkar/ideas
Turquía en la Unión Europea / España: equilibrio entre Argelia y Marruecos. Relaciones económicas Norte-Sur
afkar/ideas
Jóvenes marroquíes: empleo, sueños, migraciones…
afkar/ideas
Magreb, democracia y estabilidad: se puede cuadrar el círculo